El Departamento de Policía del condado de Gaston al fin pudo identificar el cuerpo de una víctima de homicidio desaparecida hace más de 40 años en Charlotte.

La policía informó que respondieron a una llamada de emergencia sobre un cuerpo encontrado el 6 de octubre de 1979.

El sujeto había sido arrojado en un área boscosa cerca de Horseshoe Bend Beach Road, ubicada en el noreste del condado de Gaston.

Si bien lo hallaron ese 6 de octubre, los oficiales determinaron que ya llevaba un largo tiempo abandonado.

Aunque en un principio la propia policía había especificado que no había forma de identificar a la persona, los detectives creyeron que tenía entre 30 y 60 años de edad.

Fue hasta el año pasado, que la Unidad de Investigación Criminal del Departamento de Policía del Condado de Gaston revisó el caso.

Tras trabajar de la mano con el Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas, procesaron el ADN de los restos óseos recolectados en 1979.

Posteriormente, el Instituto de Antropología Forense y Ciencias Aplicadas de Florida creó un perfil de ADN y una interpretación artística del hombre.

A través de dicho perfil, las autoridades pudieron identificar al sujeto como James Harold Smith, oriundo de la ciudad de Charlotte.

Los detectives terminaron informándole a la familia de Smith.

En 1979, Smith tenía 33 años de edad y fue visto por última ocasión saliendo de una audiencia judicial en Charlotte.

No se dio a conocer más información sobre el homicidio.

De igual forma el Departamento de Policía informó sobre una recompensa disponible de $1,000 para cualquier persona que proporcione información sobre dicho homicidio.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Prueba de ADN exhibe abusos sexuales de expolicía a menores de edad; enfrenta 50 cargos incluido secuestro

Fin de semana de Acción de Gracias mortal en Charlotte: ¡3 muertos en tiroteos y 2 heridos de gravedad!

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario