Mientras que muchas escuelas se preparaban para un ambiente de aprendizaje remoto, una escuela católica en el área de Mecklenburg animó a los estudiantes a permanecer en sus aulas este año escolar y logró mantener el COVID-19 a raya durante todo el año.

La Escuela Católica de St. Mark en Huntersville, de la Diócesis de las Escuelas Católicas de Charlotte, dio la bienvenida a los estudiantes en agosto con una promesa esperanzadora de mantener a los estudiantes en las aulas y un cierto sentido de normalidad durante tiempos sin precedentes.

La escuela que va del kindergarten hasta el grado 8 tiene actualmente 670 estudiantes, todos los cuales asisten a clases presencialmente. Al principio de la pandemia en marzo del 2020, la escuela cerró hasta el final del año escolar, como muchas otras escuelas en todo el país.

Sin embargo, al comienzo de este año escolar, Julie Thornley, quien fue directora de primer año cuando comenzó la pandemia, sabía que no quería que los estudiantes tuvieran clases desde casa, preocupada de que la modalidad virtual tuviera un impacto significativo en las habilidades de aprendizaje de los estudiantes.

"En este tiempo, el año pasado, fue tan estresante para nuestro mundo, nuestros padres, nuestros hijos. Nadie sabía cuánto tiempo iba a pasar esto o cómo se iba solucionar. Había mucho estrés sobre el dinero y la matrícula y luego las clases remotas. Así que era nuevo para los padres, y era nuevo para nosotros. Y aunque puedes hacer que la escuela esté en línea durante ocho horas al día, no es apropiado para el desarrollo. No creo que debas tener un niño sentado en una computadora durante ocho horas al día", dijo Thornley.

¿Cómo lograron clases presenciales seguras?

Thornley explicó que ella y otros directores pasaron por muchas horas de reuniones, tratando de navegar por las frustraciones que muchos padres informaron cuando se trataba de la educación en línea.

Así que este año, la escuela se abrió con muchas modificaciones establecidas en el lugar, que eran notables desde el momento en que los estudiantes eran dejados en la escuela.

La fila de vehículos pasó de una sola línea a dos carriles, por lo que la enfermera de la escuela y otros facilitadores podían estar de pie con un termómetro en la mano para tomar las temperaturas de los estudiantes.

Lo que Thornley no esperaba fue que los padres amaran los dos carriles, citando líneas más rápidas y una mayor eficiencia.

Los estudiantes que llegan temprano se reportan al gimnasio de la escuela, donde se sientan socialmente distanciados hasta que es hora de ir a las aulas.

A diferencia de las escuelas tradicionales donde los estudiantes rotan de aula en aula, este año, los estudiantes de escuela media en St. Mark permanecen con maestros que rotan de diferentes aulas. Esto ayuda a minimizar el riesgo de propagación, explicó Thornley.

Maestro esperando afuera de una aula.

"¿Se cansaron un poco los niños? Sí, porque quieren estar el uno con el otro, pero mantenemos esas restricciones, incluso durante los tiempos de receso. Los niños sólo podían comer en la cafetería de forma rotativa, solo para tener esa experiencia de salir del salón de clases", dijo Thornley.

"Entiendo por qué todos están siguiendo las reglas (de restricciones del COVID-19), pero es un poco difícil", dijo Joseph Rodríguez estudiante del tercer grado. 

Rodriguez compartió que se ha sentido seguro durante el año escolar y sus padres se han sentido cómodos al tenerlo en la escuela presencialmente.

Enseñando con medidas de seguridad

Ana Foglesong, profesora de español en St. Mark, compartió que su experiencia con los nuevos protocolos ha sido desafiante, pero finalmente le ha enseñado cómo manejar las restricciones de nuevas maneras

Ana Foglesong, profesora de español en St. Mark

Ella enseña a los estudiantes que se sientan en escritorios con protectores de plástico para reducir la propagación de COVID-19, que fueron donados por un padre que trabaja en su fabricación.

Dijo que a principios de año, llevaba un protector facial claro para que sus estudiantes pudieran ver su boca mientras enseñaba español, pero en el otoño, cuando las preocupaciones del COVID-19 se intensificaron, se cambió a una máscara regular.

“Hace que sea difícil cuando se trata de decirle a sus estudiantes cómo rodar su lengua, por ejemplo”, dijo Foglesong.

Foglesong explicó que al principio estaba luchando con los estudiantes en línea, especialmente como profesora de segundo idioma, donde los estudiantes ya tienen ciertas luchas.

“Este año encontré unas plataformas super lindas. Entonces con todo esto del coronavirus es difícil pero también salen unas cosas interesantes que uno le toca a aprender y tratar cosas nuevas,” dijo Foglesong.

Manejo de casos de COVID-19

Hasta ahora, St. Mark ha podido mantener al mínimo los casos confirmados de COVID-19, una historia que difiere de otras escuelas del estado que han tenido que cancelar las clases en persona después de solo una semana debido a grupos del coronavirus.

"Recientemente tuvimos cinco semanas de cero casos en la comunidad y luego tuvimos algunos casos positivos que emergen porque la gente está queriendo salir y sobre todo con el clima más agradable. Sin embargo, hoy sólo tenemos tres casos positivos en total. El número disminuirá a cero de nuevo a medida que los estudiantes salgan de la cuarentena", dijo Thornley.

Las métricas establecidas por la Diócesis de las Escuelas Católicas de Charlotte establecieron que la escuela tendría que cerrar o modificar sus clases presenciales si sólo el 1 %, o siete estudiantes en St. Mark, de la población escolar contraen COVID-19.

St. Mark aún no ha alcanzado esa marca. El mayor número de casos que la escuela reporta en un momento dado fue de cinco y ninguno de ellos se originó dentro de la escuela, según la directora.

Nuevos cambios bienvenidos

Thornley dijo que la escuela ya no está tomando la temperatura de los estudiantes a su llegada y que los estudiantes estarán menos restringidos con el distanciamiento social ahora que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizaron su guía para el distanciamiento social de la escuela primaria.

Ahora, los estudiantes podrán interactuar a solo tres pies de distancia en lugar de seis, de acuerdo con la actualización de los CDC.

“A pesar de lo que está pasando en el mundo, todo ha funcionado por la Gracia Divina. Cada obstáculo que tuvimos, trabajamos como una facultad y personal junto. Sí, esto da un poco de miedo, pero estamos en esto juntos, y trabajaremos juntos", dijo Thornley.

Escuela St. Mark está inscribiendo nuevos estudiantes

La Escuela Católica St. Mark está actualmente inscribiendo estudiantes para el próximo año escolar. Las becas y la financiación basada en la necesidad están disponibles para cubrir el costo de la matrícula. La escuela acepta solicitudes de forma continua, lo que significa que está abierto todo el año hasta que se haya llenado. 

Las familias actualmente inscritas tienen hasta el 31 de marzo para volverse a inscribir. 
Para obtener más información, visite el sitio web de las Escuelas Católicas del Área de Mecklenburg.

Zila Sanchez

Es graduada de Ciencias del Periodismo y Comunicación Social (Multimedia) de la Universidad Estatal Agrícola y Técnica de Carolina del Norte. Es miembro del cuerpo de periodistas de Report for America...

Deja un comentario