El pasado 2 de junio, un hombre murió al caer en un caldero de hierro fundido en la fábrica Caterpillar en Mapleton de Chicago, Illinois.

Podría Interesarte:

Steven Dierkes, de 38 años murió al instante al caer en el contenedor que estaba a más de 2,500 grados centígrados (4,532 Fahrenheit).

Los hechos ocurrieron cerca de las 9 de la mañana de ese día. Posteriormente personal de la oficina del Alguacil de Peoria, llegó a la planta para atender el caso.

Según trabajadores, fue una escena impresionante, pues además, solo una parte de su cuerpo quedó sumergida en el hierro fundido y el resto quedó afuera del contenedor.

El forense informó que el hombre murió de "aniquilación térmica". Las autoridades batallaron para recuperar los restos pues tuvieron que esperar a que el material se enfriara.

Lo que se pudo encontrar del cuerpo fue cremado y enviado a la familia de Dierkes.

A Steven le sobreviven tres hijas y una esposa. Sus amigos y familiares lo describieron como un “oso de peluche trabajador y un hombre con manos callosas y un corazón tierno”.

La empresa lamentó lo sucedido en un comunicado, donde aseguraron estar "profundamente entristecidos por la muerte de un empleado".

Podría interesarte:

Apolo Valdés

Apolo Valdés

Lic. En Comunicación y Periodismo por la UNAM, con 16 años en medios de comunicación. Amante de la lucha libre, videojuegos y la cultura geek.