El tiroteo en Walmart de Virginia enlutó a familiares y amigos de seis víctimas fatales y dejó un ambiente desolador, cuando un gerente de la tienda abrió fuego contra sus compañeros, pero antes escribió lo que él mismo denominó una "nota de muerte" que anticipó el suceso.

Andre Bing era gerente del Walmart en la ciudad de Chesapeake. La mañana antes del asesinato masivo compró legalmente una pistola calibre 9 mm con la que disparó. Él no tenía antecedentes criminales, pero sí un sentimiento guardado contra las víctimas, según una nota que dejó en su celular y a la que tituló "nota de muerte". Bing se disculpó por lo que estaba a punto de hacer y a la vez culpó a otros por burlarse de él.

“Pido perdón a todos, pero esto no lo planeé. Prometo que las cosas sucedieron como si me condujera Satanás” ,

escribió Andre Bing en una nota grabada en el teléfono, dijo la policía de Chesapeake.

En el escrito mencionó los nombres de algunas personas y además sostuvo que lo “acosaban idiotas de baja inteligencia y falta de sabiduría”. Añadió que la percepción de que habían hackeado su teléfono lo empujó al borde.

“Mi único deseo hubiera sido volver empezar de cero y que mis padres hubieran prestado mayor atención a mi déficit social”,

escribió.

Bing murió en la escena del hecho, aparentemente de un disparo autoinfligido.

Te podría interesar: Tiroteo en Walmart de Virginia: seis muertos

Trabajadores relataron lo que vivieron en el tiroteo en Walmart

La empleada Jessica Wilczewski dijo que los trabajadores estaban reunidos en una sala de descanso de la tienda para comenzar su turno nocturno a última hora del martes 22 de noviembre, cuando el jefe de equipo Andre Bing entró y abrió fuego con una pistola. En medio de la confusión, algunas personas creen que Bing disparó indiscriminadamente, pero otras como Wilczewski aseguran que el gerente apuntó a ciertas personas.

Wilczewski, que solo llevaba trabajando en la tienda cinco días, relató que después de que comenzó el tiroteo, un compañero de trabajo sentado a su lado la empujó debajo de la mesa para esconderla. Bing le ordenó que saliera de allí, pero cuando vio quién era, le dijo: “Jessie, vete a casa”, relató. Agregó que entonces se levantó lentamente y salió corriendo de la tienda.

Otros compañeros de trabajo de Bing que sobrevivieron a los disparos, dijeron que el atacante se destacaba por su hostilidad hacia los empleados. Uno de ellos dijo que Bing le volvió a disparar a algunas personas que ya habían sido baleadas y parecían estar muertas.

El atacante ya estaba muerto cuando llegaron los agentes a la tienda de Chesapeake. Las autoridades dijeron que aparentemente se suicidó de un disparo.

Desarrollado por La Noticia con información de The Associated Press

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com