A unos cuantos días de que llegue la Navidad, un hombre de California recibió un regalo adelantado, encontrarse por primera vez con su hija después de 35 años.

Rob Donahue, de 56 años, viajó a Boca Ratón, Florida, para conocer a su hija, Sarah. Ambos se encontraron en el lobby de un hotel, sonrieron y rompieron el hielo con un abrazo.

"No sé qué decir”. “Yo tampoco, esto es una locura", dijeron Rob y Sarah, mientras se reían.

Pero el inicio de esta emotiva historia se remonta a la década de los 80, cuando la madre biológica de Sarah y Rob tenían una relación en Nueva York. La joven pareja trajo al mundo Sarah en 1986; sin embargo, fue puesta en adopción sin que Rob la conociera.

"Hace 35 años creía que había un bebé que era mío", dijo Donahue.

Hace unos meses, Donahue sintió una fuerte necesidad de conocer a su hija.

"Hice el ADN de Ancestry. Se quedó en mi oficina durante un período de tiempo y seguía mirándolo porque tenía miedo", contó Donahue.

Un buen día, Rob decidió enviar su ADN a Ancestry.com. Para su fortuna, Sarah también había enviado su prueba al mismo sitio hace cinco años.

"Finalmente un día decidí entregarlo y luego, el 27 de octubre a las 10:04 p.m., recibí una notificación de que tenía una coincidencia. Me rompí. Me rompí a llorar", recordó.

Rob no perdió el tiempo y le escribió a Sarah por correo electrónico. Después de tres décadas, acordaron encontrarse en Florida.

"Había una parte de mí que faltaba y siempre creí que faltaba una parte de mí y lo llevé consigo", confesó Donahue.

Sarah también quería conocer sus orígenes

En medio del encuentro, Sarah confesó que a pesar de que no le hizo falta nada, siempre tuvo la misma inquietud de Donahue.

"Tuve una gran niñez. Tengo grandes padres. Pero ya sabes, siempre quieres saber de dónde vienes", dijo Sarah Gowans, la hija de Rob.

Con 35 años, Sarah está casada y es madre de dos hijos, Sofía de seis años y Gavin, de un año y medio.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario