El juicio a Juan David Ortiz terminó con la declaración de "culpable" por el asesinato serial a cuatro mujeres de Texas, que eran trabajadoras sexuales cuando el exagente de la Patrulla Fronteriza quiso "limpiar las calles".

Con la sentencia por homicidio punible, Ortiz recibe una condena automática de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, debido a que la fiscalía decidió no solicitar la pena de muerte.

¿Cuáles fueron los asesinatos que cometió el exagente fronterizo?

Ortiz, de 39 años, confesó que asesinó a cuatro trabajadoras sexuales en 2018. Era un supervisor de inteligencia de la Patrulla Fronteriza al momento de su detención. En el juicio admitió que fue cliente de la mayoría de sus víctimas, pero también expresó desprecio por ellas, calificándolas como “basura” y “sucias”.

El jurado escuchó al hombre decir que “el monstruo salía” mientras conducía por una calle de Laredo que frecuentaban las mujeres. Con esta frase indicó que su lado oscuro se reveló al ver a sus víctimas.

En su sed de “limpiar las calles”, como lo indicó, Ortiz asesinó a Melissa Ramírez, de 29 años; Claudine Anne Luera, de 42; Guiselda Alicia Cantú, de 35; y Janelle Ortiz, de 28. Sus cuerpos fueron descubiertos en septiembre de 2018 en caminos ubicados a las afueras de Laredo.

Después del veredicto, familiares de las víctimas que estuvieron presente descargaron sus emociones contra quien les arrebató a un miembro del hogar. La cuñada de Ramírez, Gracie Pérez, dijo que la víctima era “una persona adorable, amable y divertida”. También se dirigió a Ortiz diciéndole que los hijos de Ramírez tenían el corazón hecho pedazos.

“¿Tiene idea de cuánto daño causó usted a esta familia? Mi corazón está destrozado al saber que no volveré a verla, sino a visitarla en el cementerio”,

dijo Pérez.

¿Cómo lograron detener a Ortiz, el asesino serial?

Erika Pena, que habría sido la quinta víctima, testificó que Ortiz la recogió la noche del 14 de septiembre de 2018 y que le dio desconfianza cuando él le dijo que fue la “penúltima persona” en tener sexo con Ramírez, cuyo cadáver fue encontrado una semana antes. Pena testificó que le preocupaba que los investigadores encontraran su ADN en el cadáver.

“Eso me hizo pensar que él podía ser el responsable del homicidio”, dijo Pena al jurado. Contó que cuando resolvió escapar de la camioneta de Ortiz en una gasolinería después de que la encañonara con su pistola, logró llegar a un patrullero que cargaba gasolina. Ortiz emprendió la huida, pero autoridades lo siguieron hasta el estacionamiento de un hotel en las primeras horas del 15 de septiembre de 2018 y lo arrestaron.

Desarrollado por La Noticia con información de The Associated Press

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com