La Junta Directiva del Distrito Metropolitano de Agua (MWD), mayorista del agua en California, se declaró en estado de emergencia este martes debido a la sequía en el sur del estado.

Dicho riesgo fue advertido por el gobernador del estado, Gavin Newson, quien en julio solicitó a los ciudadanos que redujeran en un 15% su consumo de agua por los pocos niveles de las reservas. Sin embargo, solo habría disminuido en un 5% el consumo de agua.

“Necesitamos una acción inmediata para preservar y ampliar los suministros limitados del Proyecto Estatal de Agua“, dijo en un comunicado Gloria D. Gray, presidenta de la MWD en California.

En octubre, Newsom informó que ocho condados habían sido agregados en la lista de estado de emergencia por la sequía en la región: Los Ángeles, Orange, Riverside, San Diego, San Bernardino, Ventura, Imperial y San Francisco.

La escasez de agua era un problema latente debido a la sequía que coincidió con el verano más cálido en 100 años. La situación climática provocó incendios forestales que durante los últimos meses consumieron dos millones de acres, de acuerdo a Cal Fire.

El panorama luce difícil en California, pues no hay fecha exacta para el fin de la sequía, de acuerdo a Anselmo Collins, subdirector general del Sistema de Agua de DWP, quien pidió a la población del estado cuidar su consumo y ahorro de agua.

“Instamos a todos a que examinen más de cerca cómo están usando el agua dentro y fuera de su hogar porque el agua que ahorramos ahora es agua en nuestros reservorios para la próxima primavera y verano, cuando la demanda generalmente aumenta. También estamos monitoreando de cerca las condiciones del suministro y podemos solicitar medidas adicionales para intensificar la conservación, si fuera necesario“, explicó Collins.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario