El Departamento de Salud Pública de Los Ángeles confirmó el primer caso de la nueva variante ómicron del COVID-19 en el condado.

Al igual que el primer caso detectado en San Francisco, el sujeto es un viajero que regresó de Sudáfrica el pasado 22 de noviembre y estaba completamente vacunado.

Las autoridades informaron que el sujeto ya fue puesto en cuarentena y que ninguna de las personas cercanas con las que tuvo contacto en las últimas semanas ha arrojado positivo.

“A lo largo de la pandemia, siempre supimos que habría más mutaciones, lo que daría como resultado la posibilidad de una variante más peligrosa que la variante Delta”, informó la Dra. Barbara Ferrer, directora de Salud Pública.

“Si bien no podemos saber con certeza el impacto de Ómicron en este momento, la buena noticia es que ya sabemos cómo reducir la transmisión y la propagación lenta mediante intervenciones tanto farmacéuticas como no farmacéuticas, agregó.

Ante el poco conocimiento de la nueva variante ómicron, la doctora Ferrer invitó a los ciudadanos de Los Ángeles a vacunarse.

"Animo a todos a que sigan los pasos que sabemos que ofrecen protección, que incluyen vacunarse o reforzarse, hacerse la prueba si se siente enfermo o si tiene un contacto cercano, y usar la máscara en interiores y en grandes eventos”, insistió.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario