El Pentágono está rastreando el trayecto de basura espacial de un cohete chino, el cual está dando vueltas al planeta y podría caer en Nueva York o en alguna otra parte de Estados Unidos; sin embargo, su trayectoria impredecible no detalla dónde o cuando caerían a la tierra.

Estos escombros son parte de uno de los cohetes Long March 5B, que son los más grandes en China y pesan 21 toneladas, por lo que podrían ser potencialmente peligrosos.

El problema con el cohete chino es que cuando el componente central se separó, en teoría los restos tomarían un camino predeterminado hacía el océano, pero de forma sorpresiva comenzaron a orbitar el planeta de forma impredecible.

Pero no solo ciudades de Estados Unidos estarían en peligro, pues los pedazos del cohete podrían pegar en Madrid, Beijing, Chile o Nueva Zelanda, aunque los expertos esperan que terminen llegando al mar.

Desafortunadamente no se puede predecir predecir dónde caerá y cuándo, pues está girando al rededor de la tierra cada 90 minutos y no se sabe cuándo empezará a descender.

El lanzamiento del cohete Long March 5B por parte de China, fue para llevar módulos de la primera estación espacial permanente que está siendo construida por ese país.

Apolo Valdés

Lic. En Comunicación y Periodismo por la UNAM, con 14 años en medios de comunicación. Amante de la lucha libre, videojuegos y la cultura geek. "This is the way".

Deja un comentario