Advertencia de La Noticia: Esta historia contiene descripciones gráficas de agresiones sexuales en Myers Park, como constan en documentos judiciales, y pueden no ser adecuadas para lectores sensibles o menores de edad.

El 3 de noviembre del 2015, antes de que comenzaran las clases del día en Myers Park High School, una niña de 17 años recibió un mensaje de texto de un joven de 18 que quería saber dónde estaba.

Los dos compartían clase y la semana anterior ella le había dado su número. Durante los días anteriores, se habían comenzado a enviar mensajes de texto. Algunas de las conversaciones se volvieron explícitas. Hablaron de su curiosidad por el sexo.

Durante el fin de semana, intercambiaron mensajes de texto sobre faltar a la escuela juntos.

Ese martes, justo antes de las 7:00 a.m., unos 15 minutos antes del comienzo de su clase de levantamiento de pesas, respondió que estaba en el edificio de Artes del Lenguaje de Myers Park, cerca de la salida. Casi al mismo tiempo, en la aplicación de mensajería WhatsApp, le dijo a un grupo de amigos que él estaba “todavía tratando de pasar la primera cuadra con él”.

Apareció en el edificio de L.A., como lo llaman los estudiantes, y los dos abandonaron el campus juntos, en dirección a Runnymede Lane. Pero cuando llegaron allí, el oficial de recursos escolares, que dirigía el tráfico en la entrada de la escuela, la vio, la reconoció y la llamó por su nombre. “¡Te veo!”, dijo. “¡Tan pronto como termine aquí, voy a llamar a tu madre!”

Los dos se dieron la vuelta y comenzaron a subir la colina hacia la escuela, a lo largo de un camino de entrada con un paso que conduce al bosque adyacente.

Lo que sucedió a continuación es motivo de controversia. Tres años después, la joven presentó una demanda federal contra las escuelas de Charlotte-Mecklenburg, el oficial de recursos escolares, la ciudad, la policía y el subdirector de Myers Park. (Esta descripción de los eventos proviene de las presentaciones del caso de los abogados, de la policía y del oficial de recursos escolares).

La joven, una estudiante de tercer año, dijo que en la hora que siguió a su salida del edificio L.A., el joven de 18 años la obligó a practicarle sexo oral en un área boscosa cerca del campus, pero los administradores de la escuela y la policía no lo creyeron a ella. “Fueron insensibles y un poco desconsiderados, tomando en cuenta lo que sucedió”, testificó más tarde en una declaración, especulando que habían visto sus mensajes de texto amistosos con la persona mayor que, según ella, la agredió sexualmente. Ella le dijo a la policía que él no tenía un arma ni la amenó.

Los eventos de esa mañana de noviembre de hace casi seis años eventualmente tendrían un significado aún más amplio para la escuela secundaria y el sistema escolar. La publicidad sobre esas acusaciones de una exalumna conocida solo como “Jane Doe” pondría en marcha una cadena de eventos: una segunda demanda federal de otra estudiante de Myers Park con acusaciones similares, más mujeres jóvenes que se presentaron con relatos de violencia sexual, manifestaciones y discursos enojados en las reuniones de la junta escolar y, solo unas semanas antes de que comenzaran las clases, la suspensión pagada del director de Myers Park, Mark Bosco.

Las acusaciones son repugnantes: una segunda adolescente violada en el bosque; una tercera obligada a ir al baño por un atleta y violada, lo que resultó en la ruptura de un quiste ovárico; y un cuarto que informó que un estudiante le metía la mano por los pantalones en un autobús escolar. Un hilo común que atraviesa los informes es el escepticismo y la inacción cuando las víctimas reunieron el coraje para denunciar los ataques. Una quinta joven dijo que no denunció a la escuela su agresión sexual en el bosque porque temía que nadie la creyera.

Los informes plantean una serie de preguntas preocupantes, muchas aún sin respuesta:

  • ¿Cómo pudo suceder esto, repetidamente, a lo largo de varios años en una de las escuelas secundarias más respetadas de Charlotte?
  • ¿Por qué los administradores escolares y la policía ignorarían las quejas de las mujeres jóvenes que dijeron haber sido agredidas sexualmente?

No hay respuestas fáciles. Pero una revisión de The Charlotte Ledger de cientos de páginas de documentos judiciales, declaraciones, registros públicos y entrevistas pinta un cuadro considerablemente más matizado y complejo de lo que se había dado a conocer hasta ahora.

Los documentos judiciales brindan pistas sobre por qué los funcionarios podrían haber proyectado una actitud escéptica hacia las acusadoras, y detallan los pasos que tomaron los administradores y la policía para registrar e informar los reclamos, que sus abogados dicen que eran consistentes con los procedimientos que existían en ese momento.

Las acusaciones de hace años que surgieron este verano parecían surgir de la nada. The Ledger descubrió que:

  • Fueron comunicadas por grandes organizaciones de medios de Charlotte, quienes avanzaron la historia de las jóvenes víctimas de abuso a las que los administradores escolares y la policía indiferentes les negaron justicia, mientras que en su mayoría no informaron la existencia de registros fácilmente accesibles que brindan una interpretación alternativa de los hechos de los presuntos ataques y sus secuelas.
  • Personas que tenían una perspectiva diferente sobre los casos, en particular el distrito escolar y los abogados de los administradores de la escuela y los policías, no se han defendido públicamente por temor a alienar a las víctimas de agresión sexual y debido a litigios pendientes.

La controversia de agresión sexual de Myers Park también refleja una tensión entre la sensibilidad contemporánea a la violencia sexual, que surgió del movimiento #MeToo que comenzó en el 2017, y el enfoque más directo adoptado por los administradores escolares, en su mayoría hombres, y el oficial de recursos escolares. Los incidentes que dieron lugar a las dos demandas tuvieron lugar en 2014 y 2015.

Los registros en los que se basa The Ledger para este artículo están disponibles públicamente para cualquier persona que tenga una computadora y una tarjeta de crédito. (La versión original de este artículo en inglés incluye enlaces a los registros que están disponibles de forma gratuita).

De “director del año” a director bajo escrutinio

El 3 de junio de este año, en el Coliseo Bojangles, Mark Bosco se acercó al atril. Para los 830 estudiantes de último año de Myers Park, fue un día feliz, su graduación, después de 15 meses anteriores de aprendizaje remoto y la cancelación de muchas actividades de la escuela secundaria.

Con una muceta verde, Bosco, el director de la escuela de rostro redondo y cabello oscuro muy corto, dijo que se identificaba con los desafíos que habían enfrentado durante la pandemia del COVID. En un discurso de seis minutos, señaló que la clase que se graduó se perdió los ritos de iniciación tradicionales, como los bailes de graduación, las festividades de regreso a casa, y por eso dijo: “Personalmente, lo siento mucho”.

Y los exhortó a examinar sus motivaciones y encontrar sus pasiones: “Animo este espíritu en un intento de buscar claridad y comprensión en lugar de crear discordia y división... Analiza todos los hechos. Desenreda los sesgos, creencias y prejuicios”.

Aparte de las referencias del COVID-19, fue un discurso de graduación estándar. Y aparte del distanciamiento social y el uso de máscaras ese día, nada parecía estar mal. Si bien los casos judiciales habían estado activos, casi nadie los conocía. Sin embargo, en unos días eso estaba a punto de cambiar, y Bosco estaría en el centro de una tormenta de fuego.

Bosco, de 51 años, se unió a CMS en 1994 como profesor de estudios sociales en la Northwest School of the Arts. Ingresó a la educación para seguir el camino de su madre, quien había sido directora de secundaria. “La vi dar todo”, dijo en un perfil realizado el 2018. “Quería seguir su ejemplo y retribuir con un espíritu de servicio”. La esposa de Bosco, Samantha, es consejera escolar en Charlotte Country Day School y tienen dos hijos y una hija.

Bosco fue nombrado director de Myers Park en el 2013, luego de un período de seis años como director de Quail Hollow Middle. CMS lo nombró “Director del año” en el 2018.

Bosco se negó a ser entrevistado para este artículo.

Las entrevistas con exmiembros del personal de Myers Park que trabajaron con Bosco pintan la imagen de un director que generalmente era muy querido por el personal y las familias, mientras que era experto en hacer que los padres y los estudiantes se sintieran escuchados, incluso cuando no cedía a sus solicitudes.

Myers Park es la escuela secundaria más grande del estado, con más de 3,500 estudiantes. Agregue a los maestros y personal, y el director de Myers Park es responsable de cerca de 4,000 personas, una población mayor que dos tercios de las ciudades y pueblos de Carolina del Norte.

A diferencia de muchas escuelas que se encuentran en un solo edificio, Myers Park tiene alrededor de 15 edificios separados que se presentan más como un campus universitario, con varias formas diferentes para que los estudiantes entren y salgan del sitio.

Los colegas describen ser director como un trabajo exigente, en una escuela donde los administradores a menudo son desafiados por padres que tienen altas expectativas y no dudan en hacer demandas. Describieron a Bosco como un líder que pudo mantenerse firme mientras estaba abierto a la discusión y el debate.

“La gente siempre sintió que podía acudir a él”, dijo la exsecretaria de Myers Park, Pam Queen, cuyo escritorio estaba justo afuera de la oficina de Bosco desde el día en que llegó en el verano de 2013 hasta que Queen se retiró en 2019.

Dijo que el personal apreciaba que Bosco se tomara en serio sus propias obligaciones como padre y dijo que era comprensivo cuando los empleados tenían problemas con el cuidado de los niños.

“Tendríamos un puesto vacante, y la gente solo quería ingresar a esa escuela para trabajar con él”, dijo Queen.

Sin embargo, no todo era fanático. Una exmaestra de Myers Park que dejó la escuela en 2020 escribió a los miembros de la junta escolar en junio sobre lo que ella llamó la cultura de Bosco de “poner bajo la alfombra” las preocupaciones de seguridad de los estudiantes.

“El señor Bosco valora más la reputación de la escuela que la seguridad de los estudiantes”, escribió en un correo electrónico publicado por el distrito en respuesta a una solicitud de registros públicos. Dijo que Bosco se aseguró de que la escuela obtuviera un puntaje del 100 % de las visitas sorpresa de las auditorías de seguridad de CMS, al alertar a los maestros con mensajes de texto cuando los equipos de auditoría llegaban al campus.

Informe explosivo: violada “sin respuesta de la policía o la escuela”

El 27 de mayo, el investigador en jefe de WBTV El reportero, Nick Ochsner, escribió un correo electrónico al departamento de comunicaciones de CMS para solicitar una entrevista para una historia en la que estaba trabajando basada en entrevistas con exalumnos de Myers Park. Compartiendo la premisa de la historia, escribió: “Estoy trabajando en una historia que saldrá al aire el lunes 7 de junio sobre una historia de años de agresión sexual y acoso sexual en Myers Park High School que ha sido denunciada e ignorada por la escuela”. El liderazgo de CMS rechazó su solicitud de entrevista, según el intercambio de correos electrónicos que CMS hizo público después de que Ochsner lo solicitara más tarde.

Como prometió, WBTV emitió el 7 de junio un informe impactante.

“Alumnas informan haber sido violadas, agredidas sexualmente y acosadas, sin que se haya hecho mucho al respecto; eso es lo que descubrió una investigación de WBTV en Myers Park High School”, dijo el presentador Jamie Boll en el noticiero de las 6:00 p.m.. La primera acusación, dijo, fue de una estudiante en el 2015 que “denunció haber sido violada en el bosque detrás de la escuela, sin respuesta de la policía o los administradores escolares”.

La versión en línea de la historia se titulaba: “Los estudiantes de Myers Park HS denunciaron violación, agresión sexual. No pasó nada”.

El artículo de Ochsner incluyó entrevistas con dos mujeres que dijeron que sus quejas sobre agresión sexual y acoso fueron recibidas con escepticismo y que se sentían ignoradas. CMS se negó a abordar las acusaciones, citando un litigio pendiente.

No se presentaron cargos penales en ninguno de los casos. Pero la idea de que “no hubo respuesta de la policía o de los administradores escolares” o de que “no pasó nada” cuando los estudiantes denunciaron una violación es cuestionada en documentos judiciales de CMS, la policía y el oficial de recursos escolares. Estos han estado disponibles públicamente desde el otoño pasado.

En los casos judiciales, los abogados de ambas partes generalmente tienen pocos desacuerdos sobre los hechos de la respuesta a las acusaciones. En cambio, no están de acuerdo con los estándares legales necesarios para probar los casos. Los abogados de las mujeres describen a los administradores escolares y la policía como insensibles y escépticos. Los abogados de CMS y de la ciudad dicen que sus respuestas fueron razonables dados los hechos.

Tomemos, por ejemplo, a Jane Doe, la joven de 17 años que había estado enviando mensajes de texto con el estudiante de último año de su clase y fue vista caminando fuera del campus con él.

Apenas unos minutos después de que el oficial de recursos escolares los vio a los dos, la niña comenzó a enviar mensajes de texto diciendo que estaba en problemas. “Ayúdenme”, le escribió a sus amigos a las 7:03 a.m. a las 7:18 a.m., le escribió a su mamá: “Mamá, estoy siendo secuestrada”.

A las 7:22 a.m., pidió a sus amigos que llamaran al oficial de recursos escolares, que es un oficial de policía destinado en la escuela. En Myers Park, ese era Bradley Leak, un veterano de 25 años de CMPD que había pasado 14 de esos años como oficial de recursos escolares.

Y a las 7:50 a.m., le envió un mensaje de texto a su madre: “Fui atacada”.

Después de que uno de los amigos de la niña alertó a Leak, él y el subdirector Anthony Perkins condujeron en busca de los dos. Los encontraron caminando juntos poco después de las 8:00 a.m. en Brandywine Road, frente a Selwyn Avenue. Viajaron casi en silencio de regreso al campus, y cuando llegaron allí, Perkins y el estudiante de último año dejaron el auto, y Leak pidió detalles a la joven.

“Dime qué está pasando”, le preguntó, de acuerdo con su declaración citada en documentos judiciales por sus abogados. “¿Estás herida? ¿Fuiste amenazada? ¿Te pasa algo?”

Dijo que recordó que la joven respondió: “No, pero tengo su ADN por todas partes”. Dijo que lo había escupido en su suéter para preservarlo. Ella dijo que no fue forzada, pero que no sentía que pudiera decirle ‘no’, según la versión de la conversación con Leak.

En su declaración, ella niega haberle dicho eso a Leak: “No respondí”, dijo. “Estaba - estaba bastante conmocionado por lo que pasó”. Ella dijo en la declaración que el joven “tenía las manos en mi cabello” y “empujó mis hombros hacia abajo”.

Cuando Leak le hizo preguntas esa mañana, ella dijo que él estaba hablando por teléfono, y podía escuchar a la persona en la línea que dudaba de ella: “La persona que estaba hablando por teléfono fue fuerte y dijo: '¿Cómo sabemos que no está inventando esto?’”

A las 8:19 a.m., Leak llamó a la sargento de policía de Charlotte-Mecklenburg. Muriel Hughes, supervisora de casos de agresión sexual. Hughes luego testificó que Leak le dijo que la menor comentó que se sentía incómoda, pero que de todos modos practicó sexo oral, según los abogados de Leak. Hughes recordó que le dijo a Leak que eso no cumplía con la definición de agresión sexual.

A las 8:26 a.m., la detective Angela Banner llamó a Leak sobre el informe. Más tarde testificó que cuando le preguntó a Leak si la joven había sido amenazada, Leak dijo: “No, no, no. Ella solo dijo que él le preguntó, luego se sintió incómoda pero siguió adelante y lo hizo”. Según un expediente judicial de los abogados de Leak, Banner dijo que recordó haberle dicho a Leak: “Estar incómodo es incómodo, pero tenemos que tener fuerza... Y si no hay fuerza, no tenemos un crimen”.

La ley de Carolina del Norte define una agresión sexual como un acto sexual cometido “por la fuerza y contra la voluntad de la otra persona”. Los fiscales a menudo se muestran reacios a presentar cargos en ausencia de pruebas claras.

CMPD luego envió a Banner y otro detective para investigar. Leak llenó un informe del incidente y el caso fue entregado a los detectives de agresión sexual del CMPD, según los registros judiciales. Los padres de la joven la llevaron al hospital para que la evaluaran por agresión sexual.

Mientras tanto, los detectives de la policía y Perkins, el subdirector, entrevistaron al presunto atacante, conocido como “Q.W.” en documentos judiciales. Q.W. dijo que los dos habían planeado faltar a clases juntos, y él negó haber usado la fuerza contra ella, según el relato de Perkins resumido en un expediente judicial de CMS. También tomó declaraciones escritas de Q.W. y el amigo de Jane Doe que había alertado al oficial de recursos de la escuela.

En una entrevista policial esa noche, la joven le dijo a un detective que Q.W. no mostró un arma, ni la amenazó, según la declaración de la menor.

Ese día, Myers Park suspendió a Q.W. durante 10 días, a la espera del resultado de una investigación escolar, según la declaración del subdirector a la que se hace referencia en los documentos judiciales de CMS. Perkins también completó un formulario de notificación de incidentes que resumía a los supervisores de CMS lo que había sucedido. (Bosco, el director, apenas se menciona en los documentos judiciales relacionados con este caso, aunque testificó en una declaración).

Al día siguiente, la madre de la niña presentó una denuncia ante la división de asuntos internos de CMPD, diciendo que Leak mintió acerca de haber hablado con la joven sobre la agresión y que presentó un informe inexacto.

Como parte de la investigación de asuntos internos, la detective Banner dijo a los investigadores que después de revisar la evidencia, ella “creía que la demandante envió mensajes de texto a sus amigos expresando miedo porque estaba tratando de sentar las bases para no meterse en problemas con sus padres. por faltar a la escuela. … Dijo que [no] había indicios de que Q.W. estaba mintiendo al describir lo que sucedió”, según un resumen de su testimonio de los abogados de CMS.

Según los documentos judiciales presentados por el abogado de Leak, la investigación de asuntos internos de CMPD finalmente concluyó que las acusaciones de mala conducta policial de la madre eran infundadas.

La semana siguiente, la joven fue a la sede de CMPD en Trade Street, donde fue entrevistada por el detective Banner durante más de una hora, según la declaración de la estudiante en el caso.

Seis meses después, la joven y sus padres presentaron una denuncia ante la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación federal en diciembre del 2017, la Oficina de Derechos Civiles respondió que había terminado su investigación. Encontró algunas deficiencias en el mantenimiento de registros y notificaciones. También “concluyó que CMS llevó a cabo una investigación rápida, exhaustiva e imparcial del incidente del 3 de noviembre del 2015”, según documentos judiciales presentados por CMS.

Cuando se le preguntó sobre su cobertura de los casos de agresión sexual de Myers Park y su conclusión de que “se hizo poco” y “no hubo respuesta” a los informes de agresión sexual en la escuela, el director de noticias de WBTV, Kim Saxon, dijo en un comunicado a The Ledger:

WBTV cree que toda su cobertura de noticias ha sido justa y precisa, y sus informes sobre este tema de suma importancia para la seguridad de los estudiantes hablan por sí mismos. WBTV ha buscado constantemente comentarios y retroalimentación de los funcionarios de CMS, y transmitió una entrevista con el superintendente Earnest Winston el 19 de julio. Sin embargo, debido a que CMS no ha respondido a una serie de solicitudes de registros públicos, como lo requiere la Ley de Registros Públicos de Carolina del Norte, WBTV presentó una demanda contra CMS en el Tribunal Superior de Carolina del Norte a principios de este mes.

Abogada promete una “defensa entusiasta”

En noviembre del 2018, la joven presentó una demanda federal por el incidente. Pero no recurrió a un abogado de Charlotte. Se dirigió a Laura Dunn, una abogada de Washington de unos 30 años que ha construido una práctica legal especializada que defiende a las presuntas víctimas de agresión sexual.

Buzzfeed llamó a Dunn “la mujer que las estudiantes llaman cuando han sido violadas en el campus”. Ha aparecido en la revista People y Forbes y ha aparecido en el programa “Today”.

Su sitio web dice: “Mi bufete les brinda a los sobrevivientes el tipo de defensa entusiasta que necesitaba después de sufrir una agresión sexual en el campus”. Su pasión por el tema se remonta al 2005, cuando como estudiante de primer año en la Universidad de Wisconsin-Madison, dice que estaba bebiendo en una fiesta y fue violada por dos compañeros del equipo de remo de la escuela, en el que era timonel. No fueron acusados y ella sintió que la escuela, los fiscales y su propio abogado civil le fallaron.

“Al negarme la justicia en el campus, el sistema criminal y civil, me convertí en una luchadora”, explicó en un video del 2018 en PBS. “Decidí ir a la facultad de derecho para convertirme en la abogada que desearía tener en el campus”.

Dunn le dijo a The Ledger que tiene reputación nacional por representar a víctimas de violación y abuso sexual, y que las presuntas víctimas en los casos de Myers Park se acercaron a ella para obtener representación.

En diciembre del 2019, una mujer joven con Dunn como su abogado presentó una segunda demanda relacionada con la agresión sexual que involucraba a Myers Park. En la demanda, una mujer conocida en los documentos judiciales como “Jill Roe” dijo que fue violada por un compañero de estudios en el bosque junto al campus, cuando era una estudiante de segundo año de 15 años. La demanda nombró a CMS, los administradores de Myers Park High, la policía y el oficial de recursos escolares, Bradley Leak, como acusados.

El presunto ataque tuvo lugar en octubre del 2014, dijo, aproximadamente un año antes del incidente en el otro caso. Ella dijo que escuchar sobre el caso inicial le dio el coraje para presentarse:

“Me sorprendió lo similar que se sentía a mi propio caso, y decidí que necesitaba dar un paso adelante y ayudar en todo lo que pudiera para asegurarme de que esto no vuelve a suceder, porque no puede seguir sucediendo”, dijo a WBTV en junio.

Desde entonces, ha declarado públicamente que su nombre real es Nikki Wombwell, y los medios locales la han citado ampliamente usando su nombre real en relación con el caso.

Wombwell dijo que un estudiante, un exnovio, le dijo que había traído un arma a la escuela y que la usaría si no se encontraba con él después de clases. Ella estuvo de acuerdo, se conocieron y él la violó en el bosque, alega en la demanda.

En la demanda y en los medios de comunicación, ella dice que denunció la violación varias veces a diferentes personas: un miembro del personal de la organización sin fines de lucro Communities in Schools, un consejero vocacional, el oficial de recursos escolares y, en última instancia, Bosco, el director, pero que cada vez, ella no recibió ayuda.

“Estaba avergonzada. Tenía miedo”, dijo Wombwell a WBTV en junio. “Fue algo difícil de hablar con cualquiera en primer lugar... Fui a la escuela, porque pensé que podrían protegerme. Me dijeron que no fue una violación. Me dijeron que no podían hacer nada”.

En comparación con el primer caso, hay menos documentos judiciales que detallen la respuesta de la escuela y la policía porque el caso se resolvió en una etapa temprana. En abril de este año, CMS acordó pagarle a Wombwell $50,000, sin admitir irregularidades.

Aún así, hay algunos indicios de las presentaciones judiciales de que el caso es más complicado de lo que se ha descrito, y los abogados de Wombwell y CMS tienen diferentes interpretaciones de los hechos.

Una relación “controladora y abusiva” en Myers Park

Wombwell dice en la demanda que comenzó a salir con un compañero de primer año en marzo del 2014. Se lo identifica en los documentos judiciales como “M.G.” Wombwell descubrió que él era “controlador y abusivo”, y terminó su relación en julio del 2014.

A partir de agosto de ese año, dice Wombwell, M.G. comenzaron a aumentar las amenazas. Dijo que había intentado suicidarse debido a la ruptura, amenazó con enviarle fotos de él cortándose las muñecas con una cuchilla de afeitar y le dijo que la única forma en que no se lastimaría sería si ella le enviaba fotos explícitas.

En septiembre, estaba enviando “mensajes de texto amenazadores a diario” y amenazando con difundir fotos explícitas de ella a sus amigos, según la demanda. En la segunda semana de octubre, accedió a sus demandas de reunirse en Freedom Park, donde dice que la obligó físicamente a practicar sexo oral, dejándola luchando “con sentimientos de vergüenza que la dejaron sin poder denunciar el abuso sexual a nadie”, incluidos sus padres.

El 22 de octubre del 2014, le envió un mensaje de texto diciendo que tenía una pistola en la mochila y que se dispararía en la cabeza si ella no aceptaba reunirse. Se conocieron en el patio y caminaron juntos hacia el bosque, donde la violó “mientras ella le gritaba que se detuviera y luchaba por liberarse”, según la demanda.

Ella le envió un mensaje de texto a una amiga esa tarde, quien la instó a informar el incidente, pero ella se negó, diciendo que estaba aterrorizada. Sin embargo, al día siguiente estuvo de acuerdo y lo informó al coordinador del sitio de Communities in Schools, una organización sin fines de lucro que ayuda a los estudiantes en riesgo. Pero el acoso de M.G. continuó. Así que a principios de diciembre, unas seis semanas después del ataque, Wombwell fue con la consejera Kimberly Folk, quien le indicó que fuera a Leak, el oficial de recursos escolares.

Leak la interrogó sobre sus acusaciones y concertó una reunión con Bosco, el director. En esa reunión, Leak dijo que no se requería una “coacción razonable” para respaldar un cargo de violación, dice la demanda.

Según la declaración de Leak en el caso anterior de Jane Doe, dice que consultó con la abogada Judy Emken de CMPD, porque la acusación era tan inusual, y que ella le dijo que no era criminal si los dos tenían una relación sexual en curso: “Judy Emkens [sic] nos dijo que no teníamos nada simplemente porque si ella lo hacía más de una vez no era necesariamente - bueno, cuando digo varias veces no lo digo solo una o dos, sino varias veces - no fue coerción, testificó Leak. Emken le dijo a WBTV que no recordaba la conversación, pero que dudaba que fuera eso lo que dijo, y Wombwell le dijo a la estación de televisión que le dijo a Leak que ella y su atacante no habían tenido relaciones sexuales anteriormente.

Un encuentro crucial

Los críticos de Bosco han señalado su encuentro con Wombwell como evidencia de su insensibilidad e indiferencia hacia las víctimas de violación. El relato ampliamente publicitado de esa reunión proviene en gran parte de la demanda de Wombwell.

Al dirigirse a Wombwell, Bosco dijo que había revisado los mensajes amenazantes y dijo que se reuniría con M.G. para discutir la “forma adecuada de tratar con una dama”. Él la disuadió de hacer un informe, dice la demanda, y agregó que si una investigación determina que estaba mintiendo, podría ser suspendida. WBTV informó que en una deposición, Bosco dijo: “Solo quería que ella estuviera al tanto y que confiara en que lo que pensó que sucedió sucedió”. The Ledger no ha encontrado un registro disponible públicamente del testimonio de Bosco que arroje luz sobre su versión de la reunión.

En un expediente judicial, CMS niega el relato de Wombwell sobre la reunión, pero no presenta una descripción alternativa. CMS escribió que Bosco investigó las acusaciones de Wombwell al:

  1. Entrevistar al demandante
  2. Hablar con la madre del demandante
  3. Hablar con M.G.
  4. Revisar los mensajes de texto proporcionados
  5. Consultar con el acusado Leak (oficial de CMPD) quien concluyó que las “amenazas” y la información recibida eran insuficientes para un cargo penal
  6. Contactar a la madre de M.G
  7. Informar a la Demandante y a su madre que MPHS se aseguraría de que M.G. dejaría a la demandante en paz
  8. Darle a la demandante la opción de tomar más medidas, incluida la presentación de un informe formal, que la demandante y su madre rechazaron.

En un fallo de hace un año, el juez de distrito de Estados Unidos, Frank Whitney, destituyó a la ciudad y a Leak, el oficial de recursos, del caso, diciendo que no había pruebas suficientes para sugerir que Leak era “deliberadamente indiferente”. Pero permitió que continuara el caso contra Bosco y CMS.

Cuando se le pidió más detalles sobre la reunión con Wombwell, la abogada de Bosco, Sally Higgins, dijo que no podía comentar.

“Ha sido frustrante para Mark no poder responder a las cosas que se dicen, particularmente dados sus esfuerzos sostenidos durante muchos años para crear un ambiente escolar seguro y enriquecedor”, dijo.

En una declaración sobre el caso en junio, publicada en la página de Facebook de la junta escolar, CMS dijo:

El director de Myers Park, Mark Bosco, no se enteró del asunto Roe hasta aproximadamente dos meses después de que ocurrió. Inmediatamente investigó el incidente, incluida una reunión con la Sra. Roe y sus padres. Después de esa reunión, se tomaron medidas para mantener separados a los estudiantes. Ni la Sra. Roe ni sus padres expresaron su desacuerdo sobre esas medidas, ni tomaron ninguna medida adicional; no se comunicaron con el superintendente de la comunidad de aprendizaje; no se comunicaron con el superintendente; y no se comunicaron con los miembros de la Junta. En cambio, Roe presentó una demanda 5 años después.

CMS eliminó rápidamente la declaración. Hubo un rechazo en las redes sociales de que la declaración era insensible a las víctimas de violación, ya que también declaró: “Ninguno de los casos fue una violación”.

Laura Dunn, abogada de las dos mujeres que demandaron, le dijo a The Ledger que las conclusiones de los casos ilustran que las autoridades deben tomar a las presuntas víctimas más en serio:

Los adultos deben creer en los sobrevivientes cuando realizan informes. Necesitan hacer registros escritos, hacer un seguimiento de los registros escritos, para asegurarse de que la policía esté respondiendo. Deben asegurarse de que se comuniquen con los padres y de que los funcionarios investiguen de manera significativa y cuidadosa, y deben tomar medidas más serias.

La controversia se incendia

Durante el verano, la cobertura de los medios se intensificó. Gran parte de los informes de The Charlotte Observer se han centrado en los requisitos de la ley federal denominada Título IX, que exige que las escuelas públicas investiguen los informes de violencia sexual y ofrezcan capacitación. CMS no tuvo un coordinador del Título IX hasta el2016, informó The Observer.

Algunos estudiantes realizaron una manifestación en Myers Park a fines de junio. Más mujeres jóvenes se presentaron y dijeron que ellas también pensaban que sus denuncias de agresión o acoso sexual se habían minimizado, o pensaban que no las tomarían en serio. No hay casos judiciales sobre esos incidentes, aunque Dunn dijo en una presentación judicial en agosto que dos exalumnos se acercaron a ella para dar fe de agresiones adicionales en el bosque, luego de la amplia cobertura de los medios. El caso Doe está en curso frente al juez federal Robert Conrad.

Otros comenzaron a hablar en las reuniones de la junta escolar, y algunos llamaron públicamente a su director.

“Este patrón de falta de respeto e insensibilidad hacia las víctimas de violencia sexual y acoso por razón de género en el campus muestra que algunos miembros del personal de CMS están mal equipados para manejar un tema tan delicado y complejo como la agresión sexual”, dijo Lily Russell-Pinson, estudiante de último año de Myers Park. junta escolar en julio.

“Las escuelas de Charlotte-Mecklenburg, específicamente la escuela secundaria Myers Park y su administración, no han logrado proteger a sus estudiantes contra la violencia sexual en el campus”.

Nikki Wombwell, de 22 años, quien dijo que fue violada en el bosque cerca de Myers Park High School en el 2014, le dijo a la junta escolar en julio:

“Debe haber una revisión de cómo este distrito maneja los informes de violencia sexual en sus escuelas. ...Es necesario que la administración de Myers Park rinda cuentas de que ha permitido y alentado que estas atrocidades sean escondodas bajo de la alfombra porque valoran su reputación por encima del bienestar de sus estudiantes”.

Para algunos que estaban viendo la creciente controversia, la idea de que Bosco ignoraría y minimizaría los informes serios de los estudiantes no parecía tener sentido.

El exmaestro de CMS Jeff Joyce, quien conoció a Bosco en 1996 cuando ambos eran maestros en la Northwest School of the Arts y trabajaron con Bosco años más tarde cuando Bosco se convirtió en subdirector, dijo que las acusaciones de que Bosco no tomó en serio las acusaciones de violación no lo hacen alinearse con el hombre que conoce.

“Yo sé quién es. Esta idea de que él diría 'Oh, no vamos a abordarlo' simplemente no me suena a verdad”, dijo Joyce a The Ledger. “Eso simplemente no suena como la persona que conozco. ...Ha sido un tipo que dijo: “Los niños son lo primero. Las necesidades de los niños son lo primero. Le he oído decir miles de veces”.

El 6 de agosto, en una llamada telefónica automática a las familias de Myers Park, CMS anunció que suspendería a Bosco con paga y no dio ninguna explicación. (Gana $149,462 al año). CMS también dijo que estaba formando un grupo de trabajo para asesorarlo sobre cómo mejorar la denuncia de agresiones sexuales en las escuelas.

CMS nombró rápidamente a un director de reemplazo interino. En una llamada automatizada a las familias unos días antes de que comenzaran las clases, ella prometió que Myers Park se aseguraría de que “la seguridad esté a la vanguardia de nuestros días de apertura y durante todo el año” y que todo el personal “tenga claros los temas importantes, como el manejo adecuado de los informes de mala conducta”.

Dijo que la escuela celebraría reuniones con los estudiantes para compartir expectativas: “Por ejemplo, los estudiantes aprenderán que tienen prohibido ingresar a áreas no autorizadas dentro y alrededor del campus, lo que incluye los bosques circundantes, sin el permiso del personal y la supervisión de un adulto”.

Encuentre esta nota en su versión original en The Charlotte Ledger.

Tony Mecia

Periodista empresarial. Editor de The Charlotte Ledger. Trabajó previamente en el Weekly Standard.

Deja un comentario