En 2009, el preso Romell Broom, se hizo famoso al sobrevivir a la aplicación de una inyección letal; sin embargo, su hora le llegó con el COVID-19.

Broom fue encarcelado y luego sentenciado a muerte por violar y asesinar a una niña de 14 años en Cleveland en 1984. Esta condena intentó ser cumplida en 2009, cuando tenía 53 años, pero no pudo concretarse.

El preso que sobrevivió a la inyección letal falleció de COVID-19

El preso estuvo en la sala donde tenía que cumplir su sentencia, pero por dos horas los especialistas no pudieron encontrar la vena adecuada, y pese a aplicarle 18 inyecciones y que el mismo Romell intentó ayudarlos, la condena no pudo cumplirse.

El gobernador de Ohio en ese entonces, Mike DeWine, fijó una nueva fecha para la ejecución, la cual sería en marzo de 2022, pero el coronavirus se adelantó.

Durante las últimas semanas del 2020, se informó que Romell Broom de 64 años estaba en la lista de posibles enfermos COVID-19; aunque falleció sin tener el resultado sobre dicha enfermedad.

“Que su muerte de esta manera (a causa de covid-19), y no en la cámara de ejecución, sea la última palabra sobre si se debería haber considerado un segundo intento”, informaron sus abogados.

Broom es la segunda persona en la historia de Estados Unidos en sobrevivir a una ejecución. Ya que solo tres condenados a muerte han seguido con vida a los primeros intentos de aplicárseles el castigo.

Apolo Valdés

Lic. En Comunicación y Periodismo por la UNAM, con 14 años en medios de comunicación. Amante de la lucha libre, videojuegos y la cultura geek. "This is the way".

Deja un comentario