Un hombre de Nueva Zelanda es acusado de aplicarse la vacuna contra el COVID-19 10 veces en un día.

El sujeto, cuya identidad no ha sido revelada, visitó varios centros de vacunación y se hizo pasar por las personas que supuestamente lo habían contratado para evitar ser vacunados, señalan informes de The New Zealand Herald.

Astrid Koornneef, gerente de operaciones del grupo para el programa de vacunación contra el coronavirus del ministerio, informó en un comunicado que los funcionarios de salud están al tanto de la situación y tomarán cartas en el asunto.

Aunque se desconocen los riesgos de recibir tantas vacunas, se sabe que los efectos secundarios crecen con el aumento de la dosis.

Koornneef invitó a “buscar asesoramiento clínico tan pronto como sea posible” a las personas que han recibido más dosis de la vacuna de las recomendadas y aseguró que quienes se vacunan “bajo una identidad supuesta” no tendrían registros de vacunación propios.

“Esto pone en riesgo a la persona que recibe una vacuna con una identidad supuesta y a la persona cuyo historial médico mostrará que ha sido vacunada cuando no lo ha hecho“, detalló Koornneef.

En Nueva Zelanda, casi el 80% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19, incluido el 94% de la población elegible.

Recientemente, la primera ministra Jacinda Ardern implementó un nuevo semáforo para hacerle frente a los botes de coronavirus en el país.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario