A medida que las tasas de COVID-19 disminuyen y aumentan las vacunas, las familias ahora enfrentan un nuevo problema a medida que vuelven a trabajar presencialmente: una escasez de trabajadores de cuidado infantil.

Dado que muchas instalaciones de cuidado de niños se vieron obligadas a detener temporal o permanentemente sus operaciones en el 2020, el ya sobrecargado sistema enfrenta una larga recuperación sin apoyo estratégico, según los miembros de NC Child, una organización de defensa de niños.

“El sistema de cuidado de niños de nuestro estado se enfrenta a una tormenta perfecta de desafíos que impedirán que los padres puedan regresar a la fuerza laboral y, podrían retrasar la recuperación económica de Carolina del Norte”, dijo Michelle Hughes, Directora Ejecutiva de NC Child, en un comunicado.

“En todo el estado, el costo del cuidado infantil es demasiado alto para la mayoría de los padres. Al mismo tiempo, el salario de los maestros es demasiado bajo para contratar y retener maestros calificados. Si las tasas de reembolso del subsidio de cuidado infantil no aumentan y permiten que los centros aumenten el pago de los maestros, los padres tendrán aún menos opciones cuando intenten regresar al trabajo”, agregó Hughes.

En promedio, las familias con niños pequeños pagan aproximadamente el 25 % de sus ingresos a los costos de cuidado infantil, según el Centro de Justicia de Carolina del Norte.

El apoyo al cuidado infantil es "crucial" para que las familias vuelvan al trabajo

La semana pasada, representantes de NC Child hablaron en apoyo del proyecto de ley 574 de la Cámara de Representantes, que aumentaría las tasas de reembolso de subsidios en los centros de cuidado infantil.

Es un esfuerzo acreditado por los expertos como un “componente crucial para que Carolina del Norte vuelva a trabajar”.

Antes de la pandemia, el Centro para el Progreso Americano encontró que el 42 % de los niños de Carolina del Norte menores de cinco años viven en “desiertos de cuidado infantil”. 

Los desiertos de cuidado infantil son comunidades donde hay poca disponibilidad de cuidado infantil en relación con el número de niños que viven en la zona.

Sin financiamiento, los proveedores de cuidado infantil esperan que el número crezca aún más.

"Las actuales tasas de subsidios en Carolina del Norte no cubren los costos del cuidado infantil en nuestro estado, pero un aumento nos permitiría servir a más familias en lugar de tener que cerrar. Si queremos volver al buen camino, debemos ver un cambio”, dijo Mandee Lacroix, un operador de un centro de cuidado en el condado de Cabarrus.

— TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR —

¿La vacuna COVID-19 realmente puede provocar infertilidad?

Zila Sanchez

Zila Sanchez

Es graduada de Ciencias del Periodismo y Comunicación Social (Multimedia) de la Universidad Estatal Agrícola y Técnica de Carolina del Norte. Es miembro del cuerpo de periodistas de Report for America...

Deja un comentario