Ubicado a unas 2,090 millas de Charlotte, Tancítaro es un un pequeño pueblo de Michoacán, un estado enclavado en el occidente mexicano y donde se cultiva un tercio de los aguacates que se comen en el mundo.

ESCUCHA ESTA NOTICIA


México
abarca el 80 % de la producción del aguacate que consume Estados Unidos, de esa cifra, Michoacán aporta una buena parte, pues acapara el 85.9 % de la exportación total enviada a diferentes naciones.

Tan solo en enero —con motivo del Super Bowl—, productores michoacanos enviaron por sí solos 127 mil toneladas del fruto a Estados Unidos, superando las expectativas estimadas en 125 mil toneladas.

Es tal la importancia de este comercio, que uno de cada cinco empleos en Michoacán están relacionados al aguacate.

La siembra de aguacate genera 310,000 trabajos directos y 78,000 indirectos en México y se estima que por cada mil toneladas cosechadas se generan 160 empleos.

De hecho, según cifras oficiales del gobierno mexicano, esta actividad ha detonado empleos hasta incrementarlos en 106 % en la última década.

El alto costo de producir aguacate

Pero cada una de esas cifras tiene un alto —y sangriento— costo para los agricultores de aguacate, mejor conocido como oro verde debido a su alto valor para quienes lo comercializan.

“Tan solo hace unos años, el kilo de aguacate lo vendíamos en 2 o 3 pesos (unos 0.147 dólares) y ahora lo encuentras hasta en 80 pesos (unos 4 dólares) o hasta más”, dice Librado Hernández, un agricultor de Irimbo, ubicado a unas 4 horas de Tacíntaro en el mismo estado de Michoacán.

Y es que mientras la industria aguacatera crecía aceleradamente tras la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés) y la apertura comercial de México con Estados Unidos el 5 de febrero de 1997, el crimen organizado se apoderaba del control de las áreas de cultivo paulatinamente.

Grupos delictivos vieron una mina de oro

En un abrir y cerrar de ojos, la multimillonaria industria del aguacate en Michoacán se convirtió en el objetivo principal para los cárteles de drogas.

Los grupos delictivos comenzaron a incautar granjas y a limpiar bosques protegidos para plantar árboles de aguacate sin importar quién se opusiera, con el respaldo de las mismas armas con las que imponen su ley en el mundo de las drogas.

Fue a principios de la década pasada, que el cártel de Los Viagras comenzó a tomar poder en la zona aguacatera con el respaldo de Alfredo Castillo, quien entonces era comisionado para la Paz y Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán.

En esa localidad culpan al político de haber empoderado a los grupos delictivos a pesar de ser un representante del gobierno federal encomendado a desmantelarlos.

Fue así que Los Viagras comenzar a exigir un impuesto a los residentes que poseían árboles de aguacate, cobrando 250 pesos por hectárea como tarifa de protección.

“Es simple, habiendo un tráfico de mercancía legal y pudiendo cobrar un derecho de piso a los aguacateros, las autoridades realmente no hacen nada”, analiza Ilse Becerril, periodista especializada en narcotráfico en Infobae.

“La corrupción y la impunidad son los peores enemigos delos agricultores porque en México quedan impunes los crímenes y no tienen la protección de quien debían tenerla”, insiste.

Se desató la disputa

Y así llegó también el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el más sanguinario grupo delictivo de México, cuyo líder, Nemesio Oseguera Cervantes alias ‘El Mencho’, es el hombre más buscado por la DEA.

“Yo me fui (de Michoacán) cuando comenzaron a llegar los narcos para exigirnos. A mí me importó más mi familia que el patrimonio y lo demás”, cuenta un exagricultor quien prefirió no revelar su nombre.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental reveló que solo en 2018, 21 personas fueron asesinadas por defender zonas medioambientales, de las que el 39 % de las agresiones vinieron de autoridades.

En Tancítaro —como en muchos otros municipios de Michoacán asediados por el narcotráfico— agricultores crearon su propia fuerza de seguridad, con tal de preservar las tierras.

Y fue así que los grupos criminales se escudaron en autonombrarse autodefensas de la población para sacar mayor provecho.

“Es importante recalcar que en Michoacán hay autodefensa disfrazada porque estos grupos criminales una vez que ganan apoyo social y respaldo del gobierno porque es gente armada que busca hacerle frente al crimen organizado, toman otros caminos”, explica Ilse Becerril.

“Los Viagras comenzaron operando como un grupo autodefensa. Esa designación contribuyó a que la organización criminal recibiera el apoyo de la población local y aumentara su control territorial”, añade la periodista.

En el caso de Los Viagras, en particular, se vieron favorecidos por la política de gobierno del expresidente Felipe Calderón, que en ese entonces apoyaba a los grupos autodefensa, surgidos para hacerle frente a los criminales.

Mismo problema en la actualidad

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos suspendió temporalmente su programa de inspección de aguacate en una ciudad cercana a Uruapan, Michoacán, luego de amenazas a algunos de sus empleados en agosto de 2019.

Un inspector habría sido robado y otro grupo de empleados sometidos a intimidación después de que cancelaron la certificación de una granja, de acuerdo con medios locales.

“Los Viagras junto con lo que queda de La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y otros, formaron lo que hoy se llama Cárteles Unidos haciendo frente al CJNG”, explica Becerril sobre la disputa que se vive actualmente en Michoacán por el oro verde.

“Están principalmente comandados por Juan José Farías alias ‘El Abuelo’, que surgió como grupo de autodefensas, en el extinto Cártel de Milenio”, advierte.

De acuerdo con cifras de Global Edge de 2018, Carolina del Norte tiene a México como el segundo país del que más importa con un total de $ 7,693,879,110 remunerados, solo detrás de los $11,154,796,020 que pagó por importaciones desde China.

Del total de sus importaciones, 0.553% son productos vegetales, incluido el aguacate, por lo que es probable que quien celebre hoy el Spicy Guacamole Day lo hará con este ingrediente proveniente de tierra michoacana.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario