El pasado 27 de julio, una trágica historia tuvo lugar en Reino Unido, donde una madre apuñaló a sus dos hijos, un bebé de ocho semanas y una niña de dos años.

Después de que los vecinos reportaron gritos, los policías llegaron a la casa, donde encontraron a los niños heridos. Los servicios de emergencias les brindaron atención médica, pero el pequeño, llamado Liam O’Keefe, no resistió los cortes. Su hermana,  Kayla O’Keefe, fue trasladada a un hospital, donde aún se encuentra internada y estable.

En la escena del delito, las autoridades de Belfast, Irlanda del Norte, detuvieron a la agresora, identificada como Raluca Tagani

Originaria de Rumania, la mujer de 29 años fue detenida y enfrenta cargos de homicidio e intento de homicidio.

Liam O’Keefe, padre y homónimo del bebé asesinado, se encontraba en un viaje de trabajo en Inglaterra y viajó de regreso a Belfast tras enterarse de la terrible noticia.

De acuerdo al medio local BelfastLive, la madre no mostró signos de arrepentimiento cuando un intérprete le preguntó si entendía los cargos en su contra. Su próxima audiencia está programada para el 27 de agosto.

Las conmovedoras imágenes del padre cargando el ataúd de su hijo que circulan por todo el mundo, fueron tomadas el miércoles 4 de agosto durante el funeral del pequeño Liam, el cual fue llevado a cabo gracias a una cooperación de más de 5,000 dólares por parte de los vecinos.

“Con el corazón verdaderamente roto”, Liam O'keefe agradeció el apoyo de sus familiares, amigos y vecinos. 

“Todos estamos devastados”, agregó.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario