Henry McMaster, gobernador de Carolina del Sur, pretende que los legisladores destinen 300 millones de dólares del dinero de ayuda federal para el COVID-19 y dinero excedente para solventar los gastos del primer segmento de una carretera interestatal entre la Interestatal 95 y Myrtle Beach.

Los casi 100 kilómetros completos de nuevas carreteras y las mejoras para que la carretera I-73 se alargue desde Myrtle Beach hasta la Interestatal 95 en el condado de Dillon, tendrán un costo estimado de $1.6 mil millones.

McMaster y otros funcionarios esperan que al construir el primer segmento de la carretera, se destinen fondos de forma más fácil para completar la obra.

Grupos ambientalistas y algunos legisladores de Carolina del Sur abogan para que en lugar de construir la carretera I-73 y ayudar a los turistas, el dinero se ocupe para revivir la congestión de los ciudadanos.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario