Científicos realizaron un estudio que argumenta que un tipo de enjuague bucal logra desactivar al 99.9% el COVID-19 en la boca entre una y hasta cinco horas.

La investigación, llevada a cabo por científicos de Estados Unidos, México, Colombia, Italia y España, demuestra que un tipo de enjuague que contiene D-limoneno bioencapsulado “ofrece una alta eficacia frente al SARS-CoV-2 (COVID-19)”.

El enjuague es una patente del laboratorio Brix USA LLC llamado “Xyntrus” y de acuerdo con los científicos “permite romper la doble membrana lipídica del virus causante de la COVID-19 con una eficacia mayor al 99.99 por ciento”.

Publicado en la revista científica Healthcare, el estudio encabezado por los científicos Héctor J. Rodríguez-Casanovas, Manuel de la Rosa, Yesit Bello-Lemus, Giulio Rasperini y Antonio J. Acosta-Hoyos concluye que el enjuague Xyntrus “destruye la membrana fosfolipídica del virus, inactivándolo y así, logrando que pierda su capacidad de replicarse, infectar células y de transmitirse a través de microgotas de saliva”

“Apoyados en este mecanismo de acción y en los resultados de eficacia que se han obtenido, estos hallazgos serían extrapolables a todas las variantes de SARS-CoV-2, las que preocupan a la comunidad científica internacional ya que aumentan la transmisión del virus causante de la COVID-19”, argumentan.

También señalan que “la saliva de pacientes con COVID-19 contiene una elevada carga viral del virus SARS-CoV-2 y el riesgo de propagación del virus es muy alto”. “En el estudio publicado, se utilizaron hisopados nasofaríngeos positivos de COVID-19, medidos por RT-PCR para la actividad virucida en una proporción 1:1, con un tiempo de incubación de 1 min”, apuntan los investigadores.

¿Por qué es importante este descubrimiento?

Héctor J. Rodríguez Casanovas, de Islas Canarias y primer autor del estudio, cree que “demostrar la eficacia del D-limoneno bioencapsulado con la EBE Technology frente al SARS-CoV-2 es muy importante” debido a que “actualmente variantes como la Ómicron preocupan mucho” por su “elevada transmisibilidad generando contagios a través de microgotas de saliva”.

Casanovas considera que es un “método sencillo y económico para reducir la transmisión del virus” siendo este “uno de los objetivos del equipo multinacional que llevó a cabo el trabajo”, además de “disminuir las infecciones de pacientes asintomáticos”.

Foto del avatar

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario