Una enfermera que se encontraba de compras en un H Mart en Cary, Carolina del Norte, salvó la vida de un bebé que comenzó a sangrar repentinamente.

Binta Diallo, enfermera de la UCI, estaba en la panadería del supermercado cuando la mujer corrió desesperadamente hacia ella con el niño sangrando en brazos.

"La miré y le dije: '¿Estás bien?' Ella simplemente me entregó al bebé y yo miré al bebé, y el bebé le estaba saliendo sangre por la nariz", contó Binta.

"No pensé que el bebé estuviera respirando. Ella no estaba llorando ni nada", agregó.

La madre no tenía idea de que Diallo era enfermera.

Diallo actuó de inmediato y corrió hacia la entrada del supermercado por si llegaban los paramédicos.

"Cuando llegué al frente de la tienda, vi que había bolsas de arroz y simplemente puse al bebé [sobre ellas] y traté de encontrar el latido del corazón. Yo estaba como, hago RCP en adultos pero nunca en un bebé”, dijo Binta.

La enfermera tomó coraje y utilizó sus dedos para aplicar RCP al pequeño.

"Me quité la máscara y le abrí la boca. No hice boca a boca porque tenía mucha sangre en la cara. Simplemente respiré. El bebé se quedó sin aliento y abrió los ojos".

Fue entonces cuando llegaron los paramédicos y Diallo les entregó al bebé.

"Yo estaba como, 'No puedo creer que acabo de hacer esto'. Estuve tranquila todo el tiempo. Era como si estuviera en mi zona o algo así ", contó Binta con emoción.

Diallo contó que a pesar de que la mujer estaba tranquila por ver respirar de nuevo a su bebé, seguía en estado de shock.

"Soy madre de tres. Estoy segura de que hubiera sido igual", aseveró.

Binta Diallo tiene una organización sin fines de lucro en África occidental llamada 'Save a Life'. La organización enseña resucitación cardiopulmonar a la comunidad en caso de emergencia.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario