Spreuters está dispuesta a hablar con el Papa Francisco. (Foto: captura)

Eefje Spreuters, una mujer transgénero de Holanda, ha recibido negativas en su deseo de convertirse en monja y seguir su vocación de “servir a los demás desde la espiritualidad”.

Después de años en conflicto por su género, Eefje Spreuters comenzó su transición gracias a que encontró en la fe su “misión de vida”, razón por la que ha decidido servir a la iglesia católica como monja.

Spreuters, de 46 años, se inspiró en el caso de un sacerdote franciscano que cambió de género y le permitieron seguir desempeñando su cargo.

Sin embargo, su abogado Rik Torkf, experto en temas ecleseásticos, le ha explicado que sí puede unirse a la iglesia católica, pero debe hacerlo como sacerdote debido a que es el sexo asigando en su nacimiento. Situación que Spreuters no está dispuesto a aceptar y está dispuesto a visitar al Papa Francisco de ser necesario.

La Congregación para la Educación Católica se ha pronunciado respecto a casos como los de Eefje y asegura que “los debates actuales sobre la identidad de género pueden desestabilizar a la institución familiar”.

"Los esfuerzos para ir más allá de la diferencia sexual constitutiva hombre-mujer, como las ideas de ‘intersexual’ o ‘transgénero’, conducen a una masculinidad o feminidad que es ambigua", aseguran.

Por su parte, Vatican News ha señalado que tiene lineamientos establecidos para instruir a sus maestros y estudiantes católicos en temas de  sexualidad y género, para ser así "un instrumento que ayude a guiar las contribuciones católicas al debate en curso sobre la sexualidad humana".

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario