La Corte Suprema rechazó el 2 de julio la causa de una florista que se negó a proveer sus servicios a una boda gay.

Los jueces conservadores Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch dijeron que habrían aceptado considerar el caso de la florista Barronelle Stutzman, pero eran necesarios al menos cuatro jueces para hacerlo.

De esa forma, queda intacto el fallo de una corte que había dictaminado que la actitud de Stutzman era violatoria de las leyes antidiscriminación de Washington.

Stutzman se había negado por razones religiosas a proveer flores para la boda de Rob Ingersoll y Curt Freed.


Te puede interesar:

En 2018, la Corte Suprema ordenó a las cortes en el estado de Washington que examinasen de nuevo el caso de la florista Stutzman y su negocio Arlene’s Flowers.

Tras la revisión, la Corte Suprema de Washington falló unánimemente que las cortes del estado no actuaron con animosidad hacia la religión cuando dictaminaron que la florista violó leyes discriminación.

La florista había vendido flores a Ingersoll por casi una década y sabía que el hombre era homosexual.

La ley en Washington dice que los negocios que ofrecen servicios a parejas heterosexuales deben ofrecerlos también a parejas homosexuales.

Para más información, suscríbete a nuestro Newsletter. La Noticia produjo esta nota con información de The Associated Press (AP).

José Cordero

Licenciado en Comunicación Social y Magíster Scientiae en Literatura Latinoamericana. jcordero@lanoticia.com

Deja un comentario