El incidente que se suscitó el mes pasado con la cobra cebra que anduvo suelta en Raleigh, obligó a las autoridades a pensar en medidas de prevención.

La ciudad de Raleigh, en Carolina del Norte, considera prohibir que los habitantes tengan en su propiedad serpientes venenosas y otros animales exóticos.

Cabe destacar que Carolina del Norte es uno de los seis estados que no prohíbe la propiedad privada de serpientes venenosas ni requiere un permiso para tenerlas.

Los líderes de la ciudad y el estado están impulsando nuevas leyes para garantizar que no vuelva a ocurrir un caso como el de la cobra venenosa.

La serpiente fue capturada un par de días después de reportarse como desaparecida en el vecindario de Chamonix Place.

El senador estatal del condado de Wake, Jay Chaudhuri, propuso una legislación que prohibiría la posesión de animales exóticos como serpientes venenosas.

Dicha ley se propondrá el día de hoy en un ayuntamiento virtual con residentes y expertos en animales locales.

"Permitiría que las personas que poseen animales intrínsecamente peligrosos lo hagan, registrándolo en una agencia estatal”.

“Y también debe comprar un millón en seguro de responsabilidad civil", dijo el senador Chaudhuri.

Por su parte, David Knight, concejal de la ciudad de Raleigh, declaró que la propiedad de la cobra cebra era “irresponsable, imprudente y peligroso".

El dueño de la serpiente, Christopher Gifford, de 21 años, enfrenta cargos por el escape de su mascota. Su primera fecha en la corte será el 6 de agosto.

Carolina del Norte prácticamente no tiene regulaciones para el mantenimiento de serpientes venenosas y animales peligrosos”.

“La falta de una regulación adecuada ha puesto recientemente en peligro a los ciudadanos del condado de Wake", dijo el senador Wiley Nickel.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Dueño de la cobra capturada en Raleigh enfrenta 40 cargos de delitos

Cobra cebra venenosa que aterrorizaba las calles de Raleigh por fin fue capturada

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario