En medio de la crisis por coronavirus, el gobierno de Donald Trump notificó formalmente a la Organización de las Naciones Unidas, (ONU) que Estados Unidos se separará de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La administración de Trump mandó una carta al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, donde hace oficial su salida de la OMS el 6 de julio del 2021.

“Está en proceso de verificar con la Organización Mundial de la Salud si se cumplen todas las condiciones para dicho retiro”, dijo el portavoz de Guterres, Stephane Dujarric.

Aunque el gobierno estadounidense cumplió con los protocolos formales para desafiliarse de la institución mundial, la decisión podría revocarse en el futuro o ser cambiada por el próximo gobierno en caso de que Trump pierda las elecciones de noviembre.

De esta manera, el mandatario cumplió con la promesa hecha a finales de mayo, donde anunció la separación de Estados Unidos de la OMS, debido a que no considera correcto su accionar ante la pandemia y de actuar conforme a los intereses de China.

Reacciones ante la noticia

Trabajadores de la salud, opositores del gobierno de Donald y funcionarios públicos, cuestionaron de inmediato la decisión. 

“Llamar caótica e incoherente la respuesta de Trump ante el COVID-19 no le hace justicia. Esto no protegerá las vidas o los intereses de los estadounidenses: deja a los estadounidenses enfermos y a los Estados Unidos solos” tuiteó el senador Bob Menendez.

Para poder romper relaciones con la Organización Mundial de la Salud, el gobierno de Trump debe de cumplir con los acuerdos financieros ya pactados. Estados Unidos tiene que saldar una deuda de 200 millones de dólares en cuotas actuales y pasadas.

La separación sería más ‘dolorosa’ para la OMS, ya que Estados Unidos es el mayor donante de la organización con una aportación anual de 400 millones de dólares.

Estados Unidos advirtió a la OMS

En un comunicado emitido desde la Casa Blanca, Donald Trump acusó al gobierno de China de irresponsable por no dar una correcta información sobre lo que trascendía en su nación durante la pandemia.

Hace un mes, Trump dio 30 días a la Organización Mundial de la Salud, para que cambiara su trato con China e implementara nuevas reformas que garantizaran la salud mundial.

“Hemos detallado las reformas que debe implementar y hemos participado directamente con ellos, pero se han negado a actuar. Debido a que no han llevado a cabo las reformas solicitadas y muy necesarias, hoy damos por terminada la relación”.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Leave a comment