El Fiscal General del estado, Josh Stein, instó al Departamento de Seguridad Interna (DHS) a responder sobre las condiciones de niños y adultos inmigrantes detenidos en la frontera, con familiares en Carolina del Norte.

Stein reaccionó al informe de un equipo de abogados, médicos y activistas quienes denunciaron problemas importantes de salud e higiene en varias instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en Texas.

Al igual que millones de otros estadounidenses, estoy extremadamente preocupado por las condiciones en los centros de detención del gobierno de Estados Unidos. Fue realmente espantoso ver el video de una abogada de la administración Trump argumentando ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito el viernes pasado, que los centros de detención donde la administración tiene niños a lo largo de la frontera con México son seguros y sanitarios. ¿Cómo es esto posible si a los niños se les niega el acceso a artículos básicos como jabón, cepillos de dientes y mantas adecuadas, y se les obliga a dormir en pisos de concreto fríos con luces que brillan toda la noche?, dijo.

Familiares en Carolina del Norte

se dio a conocer que 249 niños inmigrantes que fueron retenidos en una instalación de CBP en Clint, Texas, serán trasladados al sistema de alojamiento del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), tras los informes de malas condiciones salubres.

Aunque reconozco que el gobierno federal es responsable de controlar la inmigración y la seguridad fronteriza, tengo el deber de proteger los intereses de la gente de Carolina del Norte. Es probable que haya una cantidad de niños en estos centros de detención que tienen familiares cercanos en Carolina del Norte. Por lo tanto, escribo para solicitar que el DHS proporcione inmediatamente a mi oficina una lista, organizada por el número de caso correspondiente asignado por el DHS, y omitiendo la información de identificación personal, de los niños que tienen padres, tutores legales u otros miembros de la familia en Carolina del Norte, con información de contacto de los padres, tutores legales u otros miembros de la familia en Carolina del Norte.

Hasta , más de 52,000 niños no acompañados han sido transferidos del DHS al Departamento de Salud y Servicios Humanos, lo que representa un aumento del 60 respecto al año pasado.

Dadas las terribles condiciones que estas personas están experimentando y el profundo impacto a largo plazo que este tratamiento tiene sobre los niños en particular, solicito que me proporcione esta información de inmediato. Si hay algo que mi oficina pueda hacer para ayudar a identificar o ubicar a los miembros de la familia o tutores legales con los que se pueden reunir estos niños, por favor déjenmelo saber, resalta el funcionario.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment