Mi mejor amigo en la Universidad Estatal de Carolina del Norte era físico. Teníamos mucho en común. Ambos éramos originarios del norte. Nuestras cónyuges enseñaban la escuela primaria. Éramos fanáticos apasionados del béisbol. Creció en Nueva Inglaterra, por lo que se enamoró de los Medias Rojas de Boston, mientras yo apoyaba al equipo de mi lugar de nacimiento, los Rojos de Cincinnati. También disfrutábamos del levantamiento de pesas en el YMCA de Hillsborough Street en Raleigh.

Mi amigo ha estado retirado por más de una década. Está asombrado de que yo todavía esté trabajando, comenzando pronto el año 43 de mi carrera. Antes de retirarse, mi amigo, cuya especialidad era la dinámica del agua, desarrolló modelos para predecir el número y la gravedad de los huracanes cada temporada. Alrededor de esta época, cada año recibiría mucha atención de los medios.

Solíamos burlarnos sobre quién tenía el mejor historial de sus pronósticos: él por la cantidad de huracanes, o yo por predecir la dirección de la economía. Después de un par de años de malas predicciones de mi amigo, le dije que ahora iba a esperar lo contrario a lo que dijera; es decir, si él esperaba una temporada activa de huracanes, asumiría una estación mediana, y si él dijera leve, ¡anticiparía una temporada activa!

Probablemente, mi amigo ahora se está riendo del último gran pronóstico errado por parte de los economistas, incluyéndome a mi. Como la mayoría sabe, la economía se ha visto afectada por las órdenes gubernamentales de cerrar negocios y restringir los viajes para limitar las infecciones, las hospitalizaciones y las muertes por el coronavirus.

Como resultado, las economías nacionales y estatales han sufrido, con millones perdiendo sus empleos y solicitando una compensación por desempleo. En abril, las tasas de desempleo llegaron a bordear el 15. Cuando se publicaron los números de empleo para la nación de , hace un par de semanas, casi todos los pronósticos económicos hablaban de millones de empleos perdidos y una tasa de desempleo que alcanzaría el 20.

Estas predicciones tenían sentido dado que la mayoría de los estados no comenzaron a suavizar las restricciones a las empresas y los trabajadores hasta finales de mayo. E incluso una vez que algunas empresas reabrieron, se pensó ampliamente que las personas serían cautelosas y solo volverían lentamente a visitar tiendas y restaurantes.

Bueno, los economistas estaban equivocados, de hecho, muy equivocados. En lugar de millones (algunos economistas pensaron que hasta 8 millones) de empleos se eliminarían en mayo y la tasa de desempleo se elevaría al 20 o más, sucedió exactamente lo contrario. A nivel nacional, se agregaron 2.5 millones de empleos y la tasa de desempleo bajó, no subió.

Mejor de lo previsto

Las buenas noticias continuaron en nuestro estado. Aunque la tasa de desempleo fue la misma en mayo que en en Carolina del Norte, durante mayo se emplearon casi 120,000 personas más que en el mes anterior.

Para empezar déjenme decir, y creo que hablo por la mayoría de los economistas, si tengo que estar equivocado, prefiero estar equivocado al predecir un mal resultado y sorprenderme con un buen resultado. Aún así, este pronóstico erróneo fue un desastre. ¿Por qué la mayoría de los economistas estaban tan equivocados con sus predicciones?

Primero, es posible que hayamos subestimado cuán ansiosos estaban los consumidores por salir y gastar cuando podían. Tenían, lo que los economistas llaman, una demanda acumulada, lo que significa que los consumidores estaban ansiosos por gastar.

Además, los consumidores tenían la capacidad de gastar. Aunque el desempleo ha sido alto, el gobierno federal complementó los cheques estatales de desempleo para hacerlos comparables y, a veces, mejores que los ingresos que muchos recibían por trabajar. Agregue a esto los cheques de estímulo que recibió la mayoría de las personas, y la situación es que muchos hogares han estado llenos de efectivo. Cuando llegó la oportunidad de gastar algo, lo hicieron.

En realidad, el fuerte repunte de la economía durante mayo está en línea con las predicciones de algunos economistas, uno de ellos Jason Furman, quien fue el principal asesor económico del presidente Obama durante varios años. Furman cree que habrá un regreso rápido durante los primeros meses de la recuperación económica del virus, pero luego habrá un crecimiento mucho más lento.

¿Qué es lo que viene?

Entonces, ¿qué debemos pensar? ¿Se disparará la economía como un cohete durante los próximos meses? El problema para los economistas es que no tenemos un libro de antecedentes para seguir. Nunca hemos tenido una recesión ordenada por el gobierno para controlar una pandemia.

Además, están muchas pelotas en el aire, y simplemente no sabemos dónde aterrizarán. ¿Cómo cambiarán los casos y las hospitalizaciones a medida que la economía se abra y más personas interactúen? Si la respuesta es mala, ¿los estados tendrán que restablecer algunas restricciones? Además, ¿volverá el virus en invierno y, de ser así, con qué intensidad? Finalmente, y quizás lo más importante, ¿cuándo habrá primero un tratamiento disponible y luego, en última instancia, cuándo se perfeccionará una vacuna y estará lista para usarse?

Un factor es seguro. El coronavirus ha causado pérdidas permanentes a la economía. No podemos recuperar todas las ventas, ingresos e ingresos que se han perdido desde febrero. Claro, el gobierno ha tratado de llenar el vacío, pero esos fondos se tomaron prestados del futuro o se crearon sin ningún respaldo sustancial real.

Pero una recuperación económica más rápida ayudará. Si todo funciona de la mejor manera, el virus pronto disminuirá y luego desaparecerá, permitiendo que vuelvan las compras, los empleos y los ingresos. Entonces, dentro de un año, el coronavirus será un mal recuerdo.

¿Es este un anhelo? Usted decide.

Mike Walden

El Dr. Mike Walden es un profesor universitario con el distinguido reconocimiento William Neal Reynolds, el más alto honor abierto a los docentes de la Facultad de Economía Agrícola y de Recursos de...

Leave a comment