Tormentas, huracanes, incendios y otros desastres naturales están al paso de la humanidad poniendo en riesgo la vida de muchas personas, ¿cómo orar para pedir protección cuando existe la amenaza de alguno de ellos?

Oración de protección frente a desastres naturales

Padre nuestro, tú eres nuestra fortaleza en la adversidad.
Que todos los afectados por tempestades sientan tu amparo en medio del desastre.
Mientras tormentas, inundaciones y tragedias desafían nuestros corazones,
abrázanos con tu amor y bondad.

Ten misericordia de nosotros y alivia nuestras angustias
y haz que nuestra fe sea cada vez más fuerte
para que confiemos siempre en tu cuidado paternal.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Amén

Fuente: Sacerdotes del Sagrado Corazón

Oración para alejar las tormentas y tempestades

Señor Dios, la tierra y todo lo que ella contiene es tu creación para bien del hombre.
Dios Todopoderoso que padeciste la muerte sobre el árbol de la Cruz por nuestros pecados, acompáñame. Santa Cruz de Jesucristo derrama sobre mi camino todo bien, descarta de mí todo mal.

Santa Cruz de Jesucristo que dominas los cielos y la tierra y calmas las tempestades, escucha nuestras súplicas y aleja la furia de la naturaleza de todas las tierras de nuestros hermanos.

Señor Jesús, te imploro que con tu gran poder sofoques los vientos de esta tormenta, y de todos los embates de la naturaleza que nos amenazan. Padre, de la forma como calmaste el Mar de Galilea para tus discípulos te imploro que calmes los vientos y las aguas. Debilítala Señor, desorganízala. Envíala inofensivamente hacia otro lugar donde no afecte la vida de las personas. Pero permite, Señor, que con esto aprendamos a reconocer nuestros pecados.

Santa Cruz de Jesucristo, preserva a mí y a los míos de accidentes corporales y temporales. Cruz de Jesucristo por siempre, Jesús de Nazaret crucificado, ten piedad de mí y del mundo entero. Líbranos de tempestades, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que me pongas en Paz y alegría con todos los santos, Jesús y María. 

Amén.

Fuente: oraciones-cristianas.com

Oración de protección durante la temporada de huracanes

Dios y Señor de todo este mundo transitorio,
escucha las voces de tus hijos e hijas, que humildemente claman.

El mar de Galilea obedeció tu mandato y las aguas quedaron tranquilas.
Tú eres aún el Señor de mar y tierra.

Vivimos bajo la sombra de un peligro sobre el cual no tenemos control;
el golfo, como un gigante incitado y enojado,
puede despertar de su aparente letargo,
desmedir sus límites convencionales, invadir nuestra tierra,
y extender el caos y los desastres.

Durante esta temporada de huracanes acudimos a ti, Padre misericordioso.
Sálvanos de tragedias similares a las pasadas, cuyas memorias están aún a flor de piel
y cuyas heridas se niegan a sanar con el transcurso del tiempo.

Oh, Virgen, Estrella del Mar, nuestra Madre amada,
te pedimos que intercedes con tu Hijo en favor nuestro,
para que, libres de las calamidades comunes en esta región
y animados con un verdadero espíritu de gratitud,
sigamos los pasos de tu divino Hijo
hasta llegar a la Jerusalén celestial,
donde nos espera una eternidad libre de tempestades.  

Amén.

[Compuesta por Mons. Maurice Schexnayder (1895-1981), segundo obispo de Lafayette (1956-1973), después del huracán Audrey en el año 1957]

Oración para calmar un huracán

Padre Celestial,
Te clamamos de cada rincón de esta tierra, frena por favor este huracán!

La gente y la ciudad es como paja ante el viento cuando la tormenta sopla con su fuerza devastadora. Los terrores alcanzan con las aguas a todo habitante de esta zona. Ten misericordia de los inocentes, perdona todo pecado y apaga rápidamente los vientos huracanados.

Este gigante salió con furor, gira e irrumpe sin piedad. Va por su camino inundando de horror y desatando desesperanza en la ciudad donde habitan tus hijos. La lluvia torrencial, las piedras de granizo y el desencadenado viento huracanado, han trastornado los hogares y las vidas de miles.

Pero tú Señor eres lento para la ira y grande en poder. No marches en el huracán y en la tempestad, apártate de él por amor a tus pequeños que sufren bajo sus aguas. Oye el clamor de los miles que oramos contra este huracán. Oye nuestra oración a favor de nuestros hermanos y hermanas que podrían salir lastimados, y/o perder todo lo que tienen.

Ten piedad, oh Altísimo, y frena a la tormenta en su camino. Ahora nosotros vamos a seguir el ejemplo de nuestro Señor cuando él calmó la tempestad en el mar, y nos levantamos en fe para reprender a este huracán diciendo: "¡Calla! ¡Enmudece!"

Que el viento cese, que su fuerza se acabe, que la lluvia termine, que huyan las inundaciones, que se haga grande bonanza, y que todos tus hijos celebren tu salvación.

En el nombre de Jesús,

Amén.

Fuente: Oraciones.center.com

Oración frente a terremotos

​Dios y Señor nuestro te pido que te dignes mostrar tu poderoso auxilio, preservando mi nación y el mundo entero de los terremotos y de cuantas calamidades tú conoces.

​Padre celestial, te pido que perdones nuestros pecados y no permitas que tengamos que atravesar por el duro momento de un movimiento telúrico que destruya nuestras viviendas y ponga en riesgo nuestras vidas. Ten misericordia de nosotros.

​Bendice Dios, protege, defiende y guarda como cosa tuya a las personas que habitamos en este mundo, presérvalas de todas las desgracias y accidentes.

​Concédenos sobre todo la importantísima gracia de evitar el pecado, ruega por nosotros que nos hemos consagrado para siempre a ti Señor.

​Señor Dios, que afianzaste la tierra sobre sus cimientos, apiádate de cuantos estamos atemorizados y escucha nuestras súplicas, para que, alejados completamente los peligros del terremoto, experimentemos sin cesar tu misericordia y seguros con tu protección, te sirvamos agradecidos.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

​Amén.

Fuente: oraciones-cristianas.com

Oración contra incendios

Padre Celestial,
Hoy me uno a miles que oran para que se apague el incendio en (menciona el lugar). Esta zona es una magnífica obra de tu mano, una maravilla de tu creación.

Ahora, la maravilla que creaste está sufriendo. Sufren los árboles, sufren los animales y sufren los habitantes de esa región. Pero mañana, sufriremos todos, porque si estas llamas no se apagan, perderemos un pulmón vital para esta región.

La raza humana es tan frágil, oh Señor, si se consumen esos preciosos árboles, ¿con qué podríamos reponerlos?

Ten misericordia, oh Señor, y envía tu lluvia, envía abundante agua del cielo que apague las voraces llamas.

Envía tormenta de bendiciones para que el mal que avanza, sea frenado por las aguas de tu misericordia. Yo y todos los que nos levantamos a orar, decimos: ¡Apágate incendio! Que llueva y se termine la destrucción!

En el nombre de Jesús!.

Amén

Fuente: oraciones.center

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com