En algunos momentos nos damos el permiso para decir que estamos tristes, desanimados o decaídos, pero qué difícil se nos hace aceptar que tenemos depresión.

Quizás porque la hemos asociado con una enfermedad o una condición emocional y nos da pena o vergüenza el decir que estamos sufriendo de una depresión. No es tan importante cómo lo llamemos, sino que podamos identificar nuestras emociones y reconocer cuándo es importante buscar ayuda.

El sentimiento de tristeza y depresión es parte de la naturaleza humana porque todos en algún momento de nuestra vida lo podemos experimentar.

Por ejemplo, cuando pasamos por una enfermedad, muerte de un ser querido, problemas económicos, rompimiento de relaciones sentimentales o cuando nos mudamos de nuestro país, entre otras situaciones difíciles, es muy natural que nos sintamos desanimados, tristes y deprimidos. Pero, ¿cuándo y por qué es necesario buscar ayuda?

Señales de la depresión

Cuando estos sentimientos de tristeza, desanimo, falta de energía se convierten en nuestro pan de cada día y continúan por varias semanas, es momento de pensar en buscar ayuda profesional.

Otros síntomas que usualmente están presentes junto con la tristeza son: Cambios en nuestros patrones de sueño y alimentación, y pérdida de interés en las cosas que antes disfrutábamos.

Ahogando las penas

En los varones es más común que la depresión se manifieste con irritabilidad, coraje y en algunos casos, con el abuso de substancias como el alcohol.

Usualmente hemos aprendido de nuestra familia y cultura que tenemos que ser fuertes y soportar todas las situaciones que la vida nos trae y asociamos el buscar ayuda como símbolo de debilidad.

Esa forma de pensar nos lleva a aguantar más dolor del necesario. Esperar mucho tiempo para buscar ayuda puede hacer que la condición emocional se complique y afecte nuestra salud física y el bienestar de los seres queridos que se encuentran a nuestro alrededor.

Tratamiento

Los síntomas de la depresión pueden mejorar y desaparecer si buscamos ayuda y comenzamos un tratamiento lo antes posible.

Entre alternativas de tratamientos se encuentran las terapias habladas para ayudarnos a manejar nuestras emociones y buscar soluciones a nuestros problemas, medicamentos o la combinación de terapias con medicamentos.

Los medicamentos para la depresión usualmente no son adictivos, pero hay que tomarlos siguiendo las instrucciones del médico para que funcionen correctamente.

Hay una variedad de medicamentos que nuestro médico nos puede ayudar a identificar para saber cuál es el mejor que nos funciona.

Todos en algún momento podemos experimentar estos sentimientos y no es señal de que estemos volviéndonos locos o locas. Recuerden que, aunque a veces no tengamos el control sobre lo que sentimos, ¡sí podemos tener control sobre nuestras decisiones!

Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment