Lejos de su país, el seleccionado nacional de Estados Unidos, DeAndre Yedlin, evalúa la posibilidad de dejar de jugar para la selección de las barras y las estrellas debido al racismo que atraviesa su tierra natal. 

DeAndre Yedlin, jugador del Newcastle United, ve desde Inglaterra ve como su país se sumerge en la violencia y el racismo, lo que llevó a reflexionar si podría seguir jugando en una selección que represente una nación donde sigue existiendo discriminación hacia otras razas. 

“Es algo que he pensado mucho durante la cuarentena.Tengo una familia llena de activistas y siempre me han dicho que levante la voz por lo que creo. No hay suficiente dinero que me pueda callar sobre algo que creo que está mal. Es una de las situaciones en que esperas a ver si algo cambia, pero si las cosas siguen como están, es difícil para mí, como un hombre afroamericano, representar a un país que hace cosas como éstas”, aseguró el defensa en entrevista para Sky Sports. 

Firme a los valores que desde pequeño le inculcó su familia, DeAndre contó que sus abuelos fueron activistas, y le cuesta creer que, en la actualidad, su abuelo vuelva a temer por la vida de su nieto afroamericano en Estados Unidos. 

“Mi abuelo nació en 1946, cuando las leyes de Jim Crow seguían vigentes, y vivió el movimiento de derechos humanos. Ahora que diga 60 o 70 años después que teme por la seguridad y vida de su nieto, es una locura”. 

Yedlin habló de Trump

Yedlin también confesó que lo decepcionaban las declaraciones de Donald Trump, quien dijo que, si los jugadores se hincaban, no vería los partidos de la selección. 

“El hecho de que diga eso es triste porque obviamente tiene una plataforma, y por alguna razón la gente lo escucha. Honestamente, no podría importarme menos si ve los partidos, no me importa”. 

 

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Leave a comment