como-reducir-el-colesterol-solo-con-pequenos-ajustes-en-la-dieta
Reducir el colesterol ayuda a mantener la salud del corazón.

El organismo necesita grasas para un correcto funcionamiento, pero el exceso de colesterol se debe reducir con una dieta habitual que no necesariamente te obligue a abandonar los placeres de la comida.

Producir hormonas, vitamina D y sustancias que facilitan la digestión son algunas funciones del colesterol. Es por ello que el cuerpo produce la cantidad de esta sustancia que necesita. Aun así, aumentamos estos niveles con el consumo de alimentos. El problema es que los excesos ponen en riesgo las arterias, haciendo necesario un control.

 

Ajustes para reducir el colesterol

Lo más difícil de seguir en un régimen alimenticio es abandonar lo que más nos gusta comer. La buena noticia es que ligeros cambios en los hábitos alimenticios también pueden generar grandes resultados. Algunas sugerencias de Mayo Clinic y la Biblioteca Nacional de Estados Unidos incluyen:

 

Limitar las grasas dañinas

Conocer el valor nutricional de lo que comemos es lo primero para llevar la cuenta de un consumo de menos de 200 mg de colesterol al día. Hígado, yemas de huevo, camarones y productos lácteos de leche entera son algunas fuentes de colesterol que tendrás que moderar.

 

Comer fibra soluble

La fibra evita la absorción del colesterol en el torrente sanguíneo. Un promedio de 5 a 10 gr al día serán de gran beneficio. Se puede conseguir en:

  • Cereales de grano entero: la avena. Una porción de avena en el desayuno puede contener alrededor de 4 gr.
  • Frutas: manzanas, plátanos, naranjas, peras y ciruelas.
  • Legumbres: frijoles, lentejas, garbanzos y habas.

Aumentar el consumo de frutas y verduras

Las frutas y verduras contienen sustancias con inherencia para reducir el colesterol al funcionar como la fibra soluble.

 

Comer pescados ricos en ácidos grasos Omega-3

La función de los ácidos grasos de algunos pescados no está en la disminución del colesterol malo (LDL), sino en el aumento del colesterol bueno (HDL). Se sugiere un consumo de pescado dos veces por semana. Las fuentes más ricas en Omega-3 son:

  • Salmón.
  • Atún (enlatado o fresco).
  • Sardinas.
  • Caballa.

Incorporar grasas sanas

El aguacate, aceite de oliva y las almendras, así como otros frutos secos, son alternativas de grasas sanas.

 

Bajar la sal y el consumo de alcohol

Comer menos sal y tomar poco alcohol no tienen posibilidades de reducir el colesterol pero sí evitan que aumente. Ambos llevan a un aumento de peso que eleva el nivel de colesterol malo en el organismo, al tiempo que disminuye el bueno.

 

Fuentes consultadas:

Mayo Clinic / Biblioteca Nacional de Estados Unidos

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Leave a comment