Carolina del Norte está creciendo a pasos agigantados y su continuo desarrollo es benéfico para sus pobladores.

De hecho, tres ciudades de Carolina del Norte están entre las 10 mejores urbes para iniciar un negocio en 2021.

Desde la fiebre del oro hasta la revolución industrial y la era de Internet, intensos periodos de innovación han moldeado la economía de este país. 

Y eso ha provocado importantes avances sociales. 

Sin embargo, por la pandemia, actualmente es uno de los momentos más difíciles para los propietarios de negocios en el país.

Toda vez el COVID-19 que ha hecho que 61 millones de propietarios de pequeñas empresas se arrepientan de comenzar un negocio, según una encuesta reciente de WalletHub.

No obstante, las condiciones en los Estados Unidos están mejorando a medida que las personas se vacunan y los estados reabren. 

Con el fin de ayudar a los aspirantes a emprendedores, desde propietarios de restaurantes hasta promotores y agitadores de alta tecnología, a maximizar sus posibilidades de prosperidad a largo plazo tras la pandemia de COVID-19, WalletHub comparó las oportunidades de inicio relativas que existen en 100 ciudades del país.

“Lo hicimos utilizando 21 métricas clave, que van desde la tasa de supervivencia comercial a cinco años hasta los casos de COVID-19 y la asequibilidad del espacio de oficina”, dijo la consultora en un comunicado.

Durham encabeza las ciudades de Carolina del Norte

Fue así que se llegó a la conclusión de que Durham es la segunda mejor ciudad grande para invertir en un nuevo negocio.

Únicamente Laredo, Texas, la supera.

Mientras que Charlotte es la sexta mejor y Raleigh la séptima de este ranking.

Siendo Jersey City en Nueva Jersey la peor a nivel nacional.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Charlotte, Winston-Salem, Raleigh y Durham, entre las ciudades con mayor dificultad financiera en la pandemia

“Es una gran tensión”: Dueños de bares temen por sus negocios durante el toque de queda

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Leave a comment