Winston-Salem – Vivian Pérez Chandler, es una joven guatemalteca quien vivió como indocumentada, y hoy es una destacada profesional en Winston-Salem que inspira a jóvenes y adultos con su historia de superación.

Hoy a sus 25 años, Vivian es directora del programa “Latino Achievers” del YMCA y presidenta de la Junta Directiva del Liga Hispana de Winston-Salem. La joven expuso lo que las latinas tienen que hacer para ser exitosas en la conferencia LatinaCon, que tuvo lugar el sábado 6 de mayo en esa ciudad.

He aprendido a sortear obstáculos, a tener perseverancia y mucha fe. Cada dificultad, me ha servido para buscar el éxito”, enfatizó la joven.

Vivian contó que llegó al país a la edad de 11 años, junto a sus padres, y que desde niña fue testigo de la violencia doméstica que sufría su madre.

Al emigrar a Estados Unidos en 2002 sus padres decidieron mudarse a Winston-Salem, luego de vivir poco tiempo en Atlanta (Georgia).

En la escuela aprendió rápidamente inglés, y se convirtió en interprete de sus padres. “Denle gracias a sus hijos, es un gran trabajo el que hacen”, señaló la joven.

La guatemalteca habló de cuando siendo adolescente quiso escapar de su casa debido a la falta de amor y de paz en su hogar, pero no pudo dejar a su madre sola.

Entonces decidí enfocarme en mis estudios y tratar de salir adelante por mi familia”, contó. “Mi padre era muy estricto y siempre me decía que tenía que estudiar para llegar a ser alguien”, añadió.

Estando en secundaria se dio cuenta que no podía ir a la universidad, y que tampoco podría entrar al FBI debido a que era indocumentada.

No veía como ir a la universidad, pero mi padre me daba ánimo y me decía que algún día sería el orgullo de la familia”, recordó.

Vivian Pérez Chandler es directora del programa “Latino Achievers” del YMCA y presidenta de la Junta Directiva del Liga Hispana de Winston-Salem.

No se limitó

La joven dijo que tuvo la oportunidad de estudiar en el programa de intérprete médico en el instituto universitario Forsyth Tech y dos años después ya trabajaba como contratista de una compañía de intérpretes, para el hospital Novant Healt.

En 2012 se nos abrieron las puertas con DACA, y empecé mi carrera en el YMCA”, comentó.

Vivian siguió el consejo de su padre y continuó su preparación universitaria. Estudió “non profit administration” en la Universidad de Carolina del Norte en Pembroke, y tecnología de computadores en Guilford Technical Community College.

Hoy la vida de esta joven ha dado un vuelco total, sus padres se divorciaron, y su madre pudo rehacer su vida. Ella conoció el amor y se casó el año pasado, y usa sus conocimientos para trabajar con la comunidad.

Nunca digan no se puede, todo está en la mente”, enfatizó.

También dijo a las asistentes que es importante ver las prioridades y enfocarse en ser exitoso. “Con educación se puede llegar donde uno quiere. La felicidad no es tener dinero, o tener un título, es sentirse tranquilo y contento y poder ayudar a otros” concluyó.

Leave a comment