cuales-son-los-primeros-sintomas-que-alertan-la-diabetes
Conocer los posibles síntomas de la diabetes, como el hormigueo en las manos, puede conducir a un diagnóstico y tratamiento tempranos.

Las cifras de personas diagnosticadas con diabetes son altas, pero también las de personas potenciales sin diagnosticar. Y es que muchas de ellas no saben identificar los primeros síntomas que alertan la diabetes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen que en Estados Unidos un total de 34.2 millones de personas con diabetes, lo que representa el 10.5% de la población estadounidense. Pero, 7,3 millones de esas personas (el 21,3%) no están diagnosticadas.

Los números de prediabetes son más alarmantes. 88 millones de personas mayores de 18 años tienen prediabetes (34,5% de la población adulta). Mientras tanto, hay 24,2 millones de adultos de 65 años o mayores co la misma condición.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo, hasta el 2018, se estimaba que 422 millones de personas padecían la enfermedad.

 

¿Por qué conocer los síntomas de la diabetes?

La diabetes se produce cuando el cuerpo no puede procesar la glucosa (azúcar) en la sangre. Existen 3 tipos principales de diabetes:

  1. Diabetes tipo I: es la diabetes juvenil. E cuerpo no produce insulina y deben intectársela de manera artificial.
  2. Diabetes tipo 2: afecta la forma en que el cuerpo usa la insulina aunque la produzca.
  3. Diabetes gestacional: la sufren mujeres durante el embarazo, pero no es permanente, aunque crea una tendencia.

Conocer los posibles síntomas de la diabetes ayudan a un diagnóstico y tratamiento tempranos. Esto es potencialmente importante para prevenir las complicaciones de la diabetes potencialmente mortales: insuficiencia renal, problemas cardiacos, amputación de miembros inferiores, pérdida de la visión, entre otros.

 

Signos de detección temprana de la diabetes

El Instituto Nacional de Diabetes y otras fuentes mencionan entre 7 y 9 síntomas de detección temprana de la diabetes:

  • Ganas de orinar frecuentemente. Sucede cuando los riñones intentan reducir el azúcar en la sangre. Esto hace que los riñones trabajen mucho más de lo normal, lo que conlleva a un deterioro crónico.
  • Sed constante. Como resultado de la orina frecuente se pierden líquidos que el cuerpo necesita reponer.
  • Mucho apetito. Los alimentos pueden procesarse de forma inadecuada o ser insuficientes y se genera sensación de no haber comido.
  • Fatiga constante. Una posible deshidratación por la micción constante puede causar fatiga, así como la alteración de los niveles de energía por los procesos del azúcar en el organismo.
  • Visión borrosa. Los daños que causa el azúcar a los vasos sanguíneos en los ojos conlleva a la falta de enfoque temporal.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies. Los niveles altos de azúcar pueden provocar dolor o sensación de hormigueo o hasta entumecimiento en las manos y los pies.
  • Falta de cicatrización de heridas. Los nervios y los vasos sanguíneos del cuerpo se afectan causando fallas en la circulación de la sangre, lo que reduce la cicatrización que, a su vez, aumenta el riesgo de infecciones.
  • Pérdida de peso sin razón aparente. Aun cuando la persona come más, los procesos anteriores le estarán obligando a gastar más calorías.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario