La intimidad emocional es un ingrediente esencial en la relación de pareja, aunque también puede desarrollarse con otras relaciones como hijos, hermanos o cualquier otra relación que tenga un papel significativo en nuestra vida. Es importante aclarar que intimidad emocional no es lo mismo que intimidad sexual.

Intimidad emocional es ese vínculo que se desarrolla en la pareja que permite una comunicación íntima en la cual se comparten emociones, sentimientos, frustraciones, miedos, alegrías y satisfacciones  de una forma abierta y genuina.

Aunque pueda parecer lógico que toda pareja que decide compartir sus vidas tenga una intimidad emocional, la realidad es que muy pocas parejas logran este nivel de compenetración emocional que es tan importante para una vida de pareja prolongada y en felicidad.

Separar un tiempo para compartir como pareja

Esta tarea puede ser un reto cuando llegan los niños, sin embargo es necesario dedicar un espacio libre de estrés, prisa o afanes para comunicarnos con nuestra pareja.

Desarrollar una comunicación efectiva

En una comunicación efectiva hay que dar espacio para escuchar y hablar el uno con el otro con todos nuestros sentidos y atención. 

Compartir pensamientos y sentimientos

Aprender a compartir con nuestra pareja lo que pensamos y lo que sentimos es una manera de dejarnos conocer, lo cual puede ayudar a la pareja a entender de dónde vienen nuestros retos pero también nuestras fortalezas.

Corroborar la comunicación

Muchas dificultades en la comunicación vienen de los malos entendidos o de las interpretaciones que podamos hacer en la comunicación con la pareja. NO podemos asumir que la pareja entendió completamente el mensaje que le comuniqué. Es saludable poder corroborar con la pareja los entendidos de la  comunicación y dar espacio para la clarificación si fuera necesario.

Procurar el contacto físico

Parte de la intimidad emocional es mantener una cercanía física como por ejemplo los abrazos, besos de bienvenida o despedida, agarrarse las manos mientras hablan o camina, entre otros. 

Las relaciones interpersonales son siempre un reto porque demandan mucha energía emocional y física, pero al mismo tiempo, no hay nada más gratificante que sentirnos escuchados y amados por el ser que amamos.

La intimidad emocional en la pareja es un proceso que hay que trabajarlo con paciencia y amor. No es un proceso que se dé instantáneamente; es una decisión que hacemos por amor al otro y a nosotros mismos.

Recuerden que esta información no sustituye una  consulta con un profesional de la salud emocional, que puede ayudar identificar aspectos específicos de su situación. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Deja un comentario