Andrés de León, un veterano del ejército de Estados Unidos, pudo volver al país después de haber sido deportado hace 11 años.

El hombre 77 años obtuvo "una excepción al Título 42 por razones humanitarias, como persona vulnerable por enfermedad", según informó EFE.

El veterano del ejercito estadounidense nació en Tamaulipas, México en 1943 y cruzó la frontera a los 12 años, instalándose en Madera California.

Ingresó como voluntario para ir a Vietnam en 1967, pero fue enviado a Alemania Occidental entre 1968 y 1969; después estuvo 18 meses en servicio en Washington. En 1971 fue dado de baja con honores como parte de la Tercera Compañía Blindada del Ejército.

En 2001 falleció la mamá de Andrés, por lo que cayó en depresión y comenzó a consumir alcohol y drogas. Fue detenido en estado inconveniente y se le encontraron estupefacientes. Fue acusado por posesión de drogas, por lo que estuvo un tiempo en un centro de detenciones y después fue deportado a Tijuana.

“En realidad, yo nunca me sentí que fuera de Tijuana. No me encontré mientras estuve en México”, comentó tras poder regresar a Estados Unidos.

Andrés de León padece diabetes tipo 2, además tiene problemas mentales y está perdiendo la vista y el oído. Por tal motivo la organización de Veteranos Deportados Unificados, le ayudó a mandar una solicitud de perdón al gobernador de California, el cual le fue otorgado.

"He extrañado a todos en mi familia, pero primero, cuando pueda, voy a ir a ver a mi papá y después a mis otros familiares en Madera, Fresno, San Francisco; tengo familia por muchos lugares en California".

Apolo Valdés

Lic. En Comunicación y Periodismo por la UNAM, con 14 años en medios de comunicación. Amante de la lucha libre, videojuegos y la cultura geek. "This is the way".

Deja un comentario