Personas al rededor del mundo ya están recibiendo vacunas contra el coronavirus. La competencia por obtenerla se vuelve decisiva al llegar el verano. Cada vez se realizan estudios más grandes para probar si alguna inyección realmente funciona y tal vez ofrecer una muestra de cómo sería en la realidad.

Investigadores británicos y chinos ya están probando posibles vacunas fuera de sus fronteras, en países como Brasil y los Emiratos Árabes Unidos, debido a que hay muy pocas infecciones nuevas en su nación como para obtener respuestas claras.

Estados Unidos se prepara para comenzar la prueba más grande: 30.000 personas recibirán una inyección creada por el gobierno a partir de julio y aproximadamente un mes después, otras 30.000 probarán una vacuna británica.

Es probable que las personas que participen se dividan entre estadounidenses y voluntarios en otros países como Brasil o Sudáfrica, dijo a AP el doctor Anthony Fauci, director de enfermedades infecciosas en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos.

“Esta no es una carrera de quién llega primero. Esto es, obtener tantas vacunas aprobadas, seguras y efectivas como sea posible”, dijo Fauci.

Pocas expectativas en la vacuna contra el coronavirus

Los expertos en vacunas dicen que es hora de establecer las expectativas públicas. Muchos científicos creen que una vacuna contra el coronavirus no protegerá tanto como la del sarampión.

Si la mejor vacuna contra COVID-19 es solo 50% efectiva, “es una gran vacuna para mí”, dijo el doctor Drew Weissman, de la Universidad de Pennsylvania.

Las vacunas entrenan al cuerpo para reconocer y defenderse rápidamente de un germen invasor. Alrededor de 15 vacunas experimentales contra el coronavirus se encuentran en diversas etapas de estudios en humanos en todo el mundo.

Aunque no hay ninguna garantía de que algo salga bien, el hecho de que haya tres vacunas en pruebas finales ofrece mejores probabilidades, especialmente porque los científicos aún no saben qué tan fuerte debe ser la reacción inmune que provoquen las inyecciones.

Analizar los resultados de la primera vacuna, “realmente nos ayudará a comprender todas las otras vacunas en desarrollo, ver si también tienen una oportunidad”, dijo la investigadora principal de la Universidad de Oxford, Sarah Gilbert.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Leave a comment