Los hermanos Marroquin comenzaron las festividades en honor de la Virgen de Guadalupe, transformando su taller automotriz: 3 amigos, en una capilla, para dar paso al rezo del Santo Rosario y compartir de deliciosos manjares.

Desde hace más de 10 años se realiza esta tradición en homenajean a la Virgen de Guadalupe en este lugar, y en esta ocasión alrededor de 300 personas participaron de esta devoción y se deleitaron con el tradicional atole con tamales.


Fotos: José Félix Sánchez

José Félix Sánchez

Fotógrafo Profesional de East Coast School, miembro de Professional Photographers of North Carolina Association, miembro de Professional Photographers of America, fotógrafo certificado por Nikon USA.

Leave a comment