Después de varios casos confirmados de coronavirus (COVID-19) en plantas de procesamiento de alimentos en cinco condados de Carolina del Norte, entidades públicas y privadas se han comprometido a tomar medidas para proteger a estos trabajadores considerados esenciales.

Hay brotes en cinco instalaciones de procesamiento de alimentos ubicadas en los condados de Bladen, Chatham, Duplin, Lee y Robeson. Un brote se define como dos o más casos positivos.

Latinos contagiados

Juvencio Rocha Peralta de la organización AMEXCAN reveló que ocho miembros de una familia latina fueron contagiados con COVID-19 tras el brote en la empresa Butterball, por ello insistió que es necesario que el Departamento de Salud, Agricultura y las dependencias involucradas hagan una supervisión en dichos establecimientos, de lo contrario el número de casos se podría disparar.

En Carolina del Norte operan alrededor de 200 plantas procesadoras de alimentos, que en medio de la pandemia han sido consideradas negocios esenciales y por lo tanto sus trabajadores han pasado a la misma categoría, pero es necesario que se mantenga una estricta supervisión, agregó Rocha Peralta.

Los departamentos locales de salud están cumpliendo investigaciones sobre los brotes, incluido el rastreo de contactos para determinar quién más puede haber estado expuesto.

Medidas de seguridad

Las plantas de procesamiento afectadas informaron que están haciendo controles de temperatura y síntomas a sus trabajadores, además, alientan a los empleados enfermos a quedarse en casa y han implementado licencia por enfermedad pagadas para trabajadores con COVID-19 o que sospechen tenerlo.

También están proporcionando equipos de protección personal y empleando políticas de distanciamiento social cuando sea posible.

Según la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), no hay evidencia de que los alimentos o los envases de alimentos estén asociados con la transmisión del COVID-19.

Forman grupo

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NCDHHS), el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Carolina del Norte (NCDACS), los departamentos locales de salud, así como gerentes de plantas y hospitales locales están trabajando juntos para mantener a los trabajadores seguros y para ayudar a garantizar que el suministro de alimentos se mantenga estable.

La agricultura y los agronegocios están en la primera línea de esta crisis al igual que los trabajadores del hospital, el personal de emergencias, el personal de la tienda, los conductores de camiones y muchos más. Su trabajo es diferente, pero igualmente importante, dijo el comisionado de agricultura Steve Troxler.

Las compañías están trabajando para implementar las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y los funcionarios estatales de salud pública y locales para mantener estas instalaciones en funcionamiento y producir un suministro estable de alimentos seguros y nutritivos, agregó Troxler.

Para las últimas informaciones locales y en español sobre el coronavirus en Carolina del Norte, visite a La Noticia.

Marlen Cardenas

Estudiante Diversity Scholar de periodismo y relaciones públicas en la Appalachian State University. Nació en Monterrey, México. Actualmente vive en Carolina del Norte. Periodista de La Noticia y The...

Leave a comment