Los Centros para Control de Enfermedades (CDC) advirtieron el a los consumidores que no coman lechuga romana (romaine lettuce), igualmente pidieron a los supermercados y restaurantes que no la sirvan ni la vendan, hasta determinar las causas de un brote de la bacteria E. coli. Para el está restricción está vigente solamente para lechugas romanas que provengan de California.

Esta advertencia incluye todos los tipos o usos de lechuga romana, como cabezas de lechuga romana, corazones de lechuga romana, y bolsas o cajas de lechuga precortada y mezclada en ensaladas que contengan lechuga romana, incluyendo baby romaine, spring mix, y ensalada César que provengan de California.

Si usted compró recientemente lechuga romana de California descártela, lave y desinfecte los cajones o estantes en los refrigeradores donde se almacenó.

Si los consumidores, las tiendas y los negocios que ofrecen servicio de alimentos no pueden determinar si la lechuga romana se cultivó fuera de California, no deben comerla y deben desecharla, incluso si parte de ella se comió y nadie se enfermó, dijo Scott Gottlieb, comisario de la Oficina de Drogas y Alimentos (FDA).

Varios productores de lechuga romana han acordado con las autoridades etiquetar sus productos con una fecha de cosecha por región, y gracias nuevos a cargamentos de lechuga romana de otras regiones, como Florida y Arizona, se están abasteciendo los estantes de las tiendas.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment