Chuck y Pam Smith originarios del oeste de Carolina del Norte, vivieron un auténtico milagro. 

Ahora son residentes del condado de New Hanover. 

Pero recientemente, Pam estaba limpiando la casa, cuando se dio cuenta de que faltaban varios de sus anillos.

″Estaba desesperada porque no podía encontrar mis anillos″, recuerda Pam con WECT 6. 

″Pero, sabía en mi corazón que los había tirado, accidentalmente a la basura″.

Avanzamos unos minutos y el esposo de Pam, Chuck, corría por el vecindario.

Él trataba de llamar a los trabajadores de saneamiento locales que habían recogido su basura esa mañana.

“Para entonces, habían hecho al menos 25 casas más”, dijo Chuck. 

″Estaba un poco asustado porque eso es mucho dinero″.

Chuck llamó a la tripulación con SRWS (Select Recycling Waste Services). 

Elliott Holliday estaba al volante del camión grande y vio a Chuck por el espejo retrovisor.

″Cuando me hicieron señas, no sabía qué estaba pasando″, dijo Holliday. 

″Sabía que vi a una pareja en apuros″.

Elliott y su socio del día, Kendrick Grady, sabían que no podían tirar su carga de basura en las calles del vecindario, por lo que llamaron con anticipación al vertedero del condado de New Hanover y les dijeron que tenían una emergencia.

“Llamamos y les contamos el problema”, dijo Grady.

″Solo necesitábamos un terreno plano para poder descargar el camión″.

Pero lo que necesitaban era más que eso

Necesitaban un poco de suerte, paciencia y los tres salieron adelante.

Un equipo de trabajo de más de media docena de hombres cavó a través de capa y capa durante horas, hasta unos cinco minutos antes de cerrar.

“Es como si revisáramos cada bolsa. Revisamos, literalmente, la última bolsa antes de encontrarla ”, dijo Grady. 

″Fue realmente un milagro″.

No es frecuente que el recolector de basura local reciba una carta de agradecimiento.

Aquí hay solo un poco de lo que escribieron los Smiths:

“Los eventos de ese día fueron un momento memorable en nuestras vidas y siempre recordaremos la forma compasiva y comprensiva en que fuimos tratado”. 

“Tienen un personal muy profesional y les agradecemos desde el fondo de nuestro corazón ″.

Media docena de hombres, con chalecos de seguridad verde lima resplandecientes, se convirtieron en ″héroes olvidados″ ese día.

“Solo quiero que la gente recuerde que hay mucha gente buena en esta Tierra que está dispuesta a ayudar”, dijo Pam Smith. 

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

La milagrosa historia de cómo una estudiante y su perro sobrevivieron a un fatal accidente

La pandemia COVID-19 aumentó la basura en carreteras

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario