que-representan-las-12-uvas-que-comemos-en-nochevieja

América Latina está llena de tradiciones y rituales para la Noche Vieja y víspera de Año Nuevo. Comer 12 uvas es una de las más famosas. Pero ¿por qué las comemos y qué representan?.

 

España: el origen de la tradición de las uvas de la abundancia

Para entender esta tradición lo primero es saber de dónde proviene. El libro "España", escrito por el periodista estadounidense Jeff Koehler, habla de dos teorías acerca del comienzo de la popular idea de despedir el año comiendo uvas.

La primera teoría dice que 1880 la clase burguesa española ya celebraba la Nochevieja con esta tradición, pero que era propia de la burguesía francesa, que acompañaba los frutos de vino espumante. En poco tiempo este hábito se coló a Madrid en medio de la celebración de Año Nuevo en la Puerta del Sol donde las personas se reunían para oír las campanas de la medianoche.

No obstante, la teoría que más interesa es la que trae consigo un significado valioso para comprender la importancia de este ritual. Dice que en 1909 los productores de Alicante, al sureste de España, tuvieron una cosecha excedente de uvas blancas llamadas Aledo. Al provenir de una cosecha abundante comenzó entonces a tener un carácter de prosperidad. Al mismo tiempo, los productores notaron este momento como una oportunidad de buena suerte, ya que les dio la oportunidad de vender las uvas resaltando que con ellas vendría una mejor época.

En España todavía se mantiene viva esta tradición y se extendió a países de América Latina como México, Venezuela, Perú, Colombia, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica. No obstante, hoy día se puede decir que prácticamente el mundo entero comparte la idea de relacionar las uvas con la abundancia. 

¿Por qué comer 12 uvas en Nochevieja y víspera de Año Nuevo?

De acuerdo con el origen comer 12 uvas se basa en la creencia de que al comerlas se tendrán 12 meses de buena suerte, la abundancia y la prosperidad. Para ello, el ritual dice que debe hacerse de la siguiente forma:

  1. Servir las 12 uvas en un plato a cada miembro de la familia. Otras personas deciden ponerlas en la copa que luego llenarán de champán.
  2. Comer una uva con el sonido de cada campanada de la medianoche. De ahí que en algunos países se les llame "las uvas del tiempo".
  3. Pedir un deseo al comer cada uva. Los 12 deseos representan los 12 meses del año siguiente.

Esto implica que se deben escoger bien las uvas, prefiriendo las que no tienen semillas y de un tamaño mediano para poder comerlas más fácil y rápidamente.

Como todo ritual, comer las 12 uvas en Nochevieja es un acto lleno de fe y esperanza, con la intención y disposición de recibir el logro de los deseos.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario