que-es-el-espiritu-de-la-navidad-guia-para-celebrarlo-el-21-de-diciembre
El Espíritu de la Navidad visita la tierra durante dos horas del 21 de diciembre.

El 21 de diciembre es el Día del Espíritu de la Navidad, una celebración que aunque no tiene origen católico ha extendido su ritual a las personas que buscan atraer la paz y la prosperidad.

La llegada del Espíritu de la Navidad ocurre el día del Solsticio de Invierno. Específicamente visita la Tierra las dos últimas horas del 21 de diciembre, es decir, entre las 10 y las 12 de la noche. La tradición dice que el Espíritu de la Navidad llega a los hogares donde se le da la bienvenida y él recibe las peticiones y deseos de sus creyentes y los reparte en salud, abundancia y amor el año siguiente.

 

LEE TAMBIÉN: Estrella de Belén podrá verse el 21 de diciembre gracias a conjunción de Júpiter y Saturno

 

Esta es una tradición de origen celta, pero con el tiempo ha ido metiéndose en diversas culturas. La leyenda dice que un hermoso, alegre y bondadoso ser llegó hasta las tierras nórdicas (Escandinavia) en esa fecha procedente de un mundo muy lejano. Él visitaba los hogares de las personas de buen corazón para concederles los deseos más preciados. Su apariencia física se relaciona con Santa Claus o Papá Noel, aunque usaba túnica se representa en color amarillo.

 

Espíritu de la Navidad: ritual de 21 deseos

espiritu-de-la-navidadPara recibir el Espíritu de la Navidad las personas se reúnen en un hogar que debe estar ordenado, limpio y lleno de alegría y armonía. Esto, debido a que la fecha es un momento de purificación. Hay tres elementos que no pueden faltar en el ritual:

  1. Velas de colores: azul (paz), amarillo (alegría) y rojo (amor). Se pueden agregar otros colores pero siempre tienen que ser en número impar. Éstas se colocan en forma de triángulo o estrella en una mesa.
  2. Inciensos y esencia de mandarina. También es propicio tener mandarinas y colocarlas a manera de decoración en la mesa donde estarán las velas.
  3. Papel y lápices, suficiente para las personas que estén reunidas.

Para comenzar el ritual del Espíritu de la Navidad se encienden las velas en el sentido de las agujas del reloj; así como también los inciensos. La esencia de mandarina puede esparcirse en pequeñas gotas en las esquinas del hogar. Luego, se abren puertas y ventanas y se hace una oración de bienvenida para el Espíritu de la Navidad.

Parte del ritual incluye una reflexión personal en la que se muestra arrepentimiento por las acciones individuales que pudieron ir en contra de los propios deseos o que afectaron el logro del bienestar ajeno. Si el año previo se hizo una lista de deseos, se recorta una a una cada petición y se van quemando para cerrar el ciclo. No sin antes agradecer los anhelos cumplidos.

Después, se hace una lista nueva para el año siguiente, la cual se pasa por el humo del incienso y por las velas (sin quemarlo), se dobla y se guarda en un lugar seguro hasta el próximo 21 de diciembre.  

Las velas se deben consumir completamente y el ritual puede incluso terminar pasadas las 12 de la noche, pero siempre es importante comenzarlo en las horas que se recibirá la visita del invitado de honor.

 

¿Cómo escribir los 21 deseos?

El Espíritu de la Navidad, como su nombre lo indica, tiene un matiz espiritual más que material. Es por ello que lo más importante que se pide en la carta de deseos gira en torno a esas pequeñas cosas intangibles que llevan a la felicidad plena.

Los deseos se redactan comenzando por las peticiones generales hasta llegar a lo individual. Por ejemplo, se inicia pidiendo por la humanidad, luego por el país, siguen los grupos familiares y de amigos y, por último, solicitudes personales.

Paz, menos pobreza, tener valores, erradicar malos hábitos o vicios, guardar la salud, mejorar o mantener las relaciones personales y laborales, son el tipo de deseos que se agregan a la lista.

La ocasión es propicia para imaginar la Tierra cargada de luz, felicidad, paz, amor, armonía y con menos egoísmo, ansiedad y tristezas. Es un momento para reflexionar, llenarse de propósitos y metas individuales y colectivas que puedan hacer la diferencia.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario