Se reconoce como abuso infantil a acciones intencionales o no, cometidos contra un niño. Incluye abuso físico, sexual y emocional. Parte del abuso es la negligencia y ésta se puede definir como la falta de cuidado al niño.

Los daños causados al niño pueden ser:
– Golpes físicos
– Quemadas
– Mordidas
– Crítica constante
– Insultos
– Carencia de amor
– Violaciones
– Toque inapropiado de los genitales
– Incesto
– No darle comida, ropa, techo o cuidados médicos
– Dejar a un niño sin supervisión

Señales de alerta
Cuando se notan dos o más conductas como las señaladas a continuación, puede ser una señal de alerta. Se debe hablar con el niño y el padre, y llamar a las autoridades.
– Demuestra cambios repentinos en comportamiento o en su rendimiento escolar.
– Exhibe comportamiento sexual inapropiado o muestra conocimiento sexual que no es normal para su edad.
– No ha recibido la atención médica apropiada por razones obvias para una lesión o herida física.
– Tiene problemas de aprendizaje que no se pueden atribuir a causas físicas o psicológicas específicas.
– Está siempre vigilante o alerta, como si se prepara para algo malo.
– Es demasiado obediente, trabajador, o demasiado responsable.
– Llega a la escuela temprano, se queda tarde, y/o no quiere ir a casa.
– Tiene quemaduras, mordeduras, golpes, huesos rotos, u ojos morados.
– Se presenta con moretones u otras marcas después de ausentarse de la escuela.
– Parece estar asustado de los padres y protesta o grita cuando es hora de salir de la escuela a la casa.
– Se encoge de hombros cuando se le acercan adultos.

Cómo identificar la negligencia infantil
– Pide o roba alimentos o dinero de compañeros de clase.
– Carece de cuidado médico o dental necesario.
– Carece de supervisión adulta apropiada.
– Carece de ropa apropiada para el clima.
– Reporta violencia en el hogar.
– Reporta uso de sustancias ilegales o uso excesivo de alcohol de los padres o de las personas que lo cuidan.

¿Qué hacer si se descubre que hubo abuso?
Mantenga al niño alejado de la persona que se sospecha está abusándolo. Especialmente si esa persona vive en la casa.
Sea sensible cuando le pregunte al niño sobre el posible acto de abuso y escúchelo si él desea hablar. Escuchar y apoyarlo ayudará mucho.
Busque apoyo de trabajadores sociales, agentes legales y profesionales especializados. Ellos desean la seguridad del niño sobre todo.
Cualquier persona que sospecha que un niño está siendo abusado, debe por ley reportarlo a las autoridades. Esta persona recibe protección de posibles demandas que surjan a partir de su testimonio. El reporte se puede hacer anónimo, no tiene que dar su nombre si no lo desea.
Si una persona quiere reportar un caso y no habla inglés, el Departamento de Servicios Sociales cuenta con intérpretes. Los trabajadores sociales asignados no preguntan el status migratorio de la persona que reporta el caso.

Para reportar un caso de abuso infantil llame al Departamento de Servicios Sociales, en este enlace puede ver la lista completa de estos departamentos por condado en Carolina del Norte: https://www2.ncdhhs.gov/dss/local/docs/directory.pdf

Deja un comentario