Carolina del Norte tiene un promedio de diez días peligrosos de olas de calor al año. Las olas de calor pueden causar numerosos problemas, como deshidratación, sobrecalentamiento, enfermedades por calor o incluso la muerte. Como resultado, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte aconseja a todos que tomen precauciones para protegerse de las enfermedades relacionadas con el calor y el aumento de la temperatura en todo el estado. 

El Informe de Calor de Carolina del Norte muestra 1,042 visitas al departamento de emergencias por enfermedades relacionadas con el calor del 1 de mayo al 10 de julio. El diagnóstico más frecuente relacionado con el calor fue el agotamiento por calor. Las visitas a los departamentos de emergencia con frecuencia aumentan en correlación con los picos en el índice de calor. Es importante prestar atención al clima si van a pasar mucho tiempo al aire libre. El trabajo y recreación al aire libre son actividades frecuentes que preceden a las enfermedades relacionadas con el calor a altas temperaturas.

"El agotamiento por calor y otras enfermedades son graves; y esta es la época del año en que comenzamos a ver un aumento de las hospitalizaciones relacionadas con el calor", dijo la directora de salud estatal y directora médica Elizabeth Cuervo Tilson, MD, MPH. "Sea consciente de los riesgos, preste atención a cómo se siente cuando está afuera y tome medidas para protegerse".

Quienes son más afectados

La mayoría de los pacientes que se presentan en los departamentos de emergencia con enfermedades relacionadas con el calor son hombres, de entre 45 y 64 años. E incluso, la mayoría fue a hospitales en las regiones de Piedmont y Coastal de Carolina del Norte. Las actividades comunes que se observaron en las visitas al departamento de emergencias fueron el trabajo al aire libre y la recreación.

Los síntomas de enfermedades relacionadas con el calor incluyen calambres musculares, fatiga, debilidad, mareos, desmayos, dolores de cabeza, náuseas y vómitos. Los niños, los adultos mayores de 65 años, las personas sin acceso a aire acondicionado y las personas con enfermedades crónicas son los más vulnerables.

Para reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor

  • Aumente la ingesta de líquidos.
  • Tome descansos frecuentes en un refugio con aire acondicionado si pasa mucho tiempo al aire libre.
  • Reduzca los niveles normales de actividad
  • Hable con su médico sobre cómo mantenerse seguro si toma medicamentos que lo hacen más vulnerable al calor, como medicamentos para la presión arterial alta, migrañas, alergias, espasmos musculares, enfermedades mentales y tranquilizantes.
  • Cuide a los vecinos y, si trabaja al aire libre, cuide a sus compañeros de trabajo.
  • Nunca deje a los niños o las mascotas desatendidos en los vehículos, especialmente durante el clima cálido o caluroso. Los niveles de temperatura dentro de un automóvil pueden alcanzar un nivel letal en cuestión de minutos.

Si usted o alguien que conoce tiene una enfermedad relacionada con el calor, muévase a un lugar fresco, beba agua, colóquese ropa fría sobre el cuerpo y busque atención médica. Además, el programa Operation Fan Heat Relief estará disponible hasta el 31 de octubre. Es un programa de verano destinado a proporcionar un entorno de vida más cómodo y reducir las enfermedades relacionadas con el calor para los adultos mayores y los adultos con discapacidades. Para conocer la elegibilidad y los detalles sobre cómo los residentes elegibles pueden recibir un ventilador, las personas pueden comunicarse con su Agencia de ÁreaMayores para Personas o con el Consultor del Programa de Vivienda de la División de Servicios para Adultos y Personas Mayores al 919-855-3419.

Cindy Sánchez

Graduada de Millersville University de Pensilvania donde estudió periodismo y relaciones públicas. A Cindy le encanta leer y escribir sobre la cultura pop e historias locales.

Deja un comentario