Preparar y tomar un baño caliente, ver la televisión junto a la chimenea mientras se disfruta de un rico chocolate caliente o una deliciosa sopa, todas estas actividades incluyen líquidos calientes, las cuales aumentan el riesgo de sufrir alguna quemadura; en especial escaldaduras (quemaduras causadas por líquidos caliente o vapor).

Anualmente en Estados Unidos y Canadá, más de 500,000 personas reciben tratamiento médico debido a lesiones por quemaduras. Aproximadamente la mitad de estas lesiones son escaldaduras.

Las escaldaduras son dolorosas y requieren un tratamiento prolongado. Las mismas pueden dar lugar a cicatrices de por vida y hasta la muerte. La mayoría de las escaldaduras ocurren en el hogar, por lo general en la cocina o el cuarto de baño.

Medidas de precaución

En la cocina

Coloque los líquidos calientes en un lugar seguro y sobre una superficie plana fuera del alcance de los niños y mascotas, esto incluye mantener los mangos de las ollas y sartenes hacia adentro de la estufa.

Mantenga a los niños alejados de la cocina mientras está cocinando o sirviendo los alimentos.

Mantenga las sillas de comer para niños a una distancia segura lejos del mostrador y de la estufa.

En la mesa

Asegúrese de enfriar los alimentos calientes como las sopas, caldos, chocolate, té, leche y otros líquidos antes de ingerirlos o dárselo a los niños.

Limite el uso de manteles e individuales con niños pequeños; al jalarlos podría ocasionar el derrame de comidas o líquidos calientes.

En la bañera

Verifique la temperatura del agua con la muñeca de su mano o el codo antes de tomar una ducha o bañar a los niños.

Siempre supervise a los niños en la tina; no deje a su niño sin supervisión por ningún motivo.

Velas decorativas

Guarde en un lugar seguro los fósforos y encendedores, fuera del alcance de los niños.

Utilice siempre portavelas de vidrio o cerámica, no de plástico. Asegúrese de apagar las velas antes de ir a dormir o salir de su hogar.

Artefactos eléctricos

Mantenga las planchas, estufas y cualquier otro objeto caliente lejos del alcance de los niños.

Mantenga los tomacorrientes con tapones y/o detrás de los muebles para evitar que los niños intenten meter los dedos o cualquier otro objeto.

No conecte artefactos eléctricos con la mano húmeda. Además evite sobrecargar los tomacorrientes.

Instale detectores de humo en su hogar (por lo menos uno en cada nivel) cerca de los dormitorios.

Pruebe sus detectores una vez al mes y reemplace las baterías por lo menos una vez al año. Además, recuerde reemplazar sus detectores cada 10 años.

Haga un Plan de Escape de Incendio y asegúrese que todos los miembros de la familia conozcan el plan.

¿Qué hacer en caso de quemadura?

Si alguien sufre alguna quemadura con líquido caliente, siga los siguientes pasos:

  • Remueva cualquier prenda mojada y deje correr agua fría sobre la quemadura.
  • Evite usar remedios caseros o hielo, estos a menudo empeoran la quemadura.
  • Busque atención médica inmediata llamando al 911, acuda a su médico o busque atención de emergencia en un hospital o centro de atención para quemaduras. Retardar el tratamiento podría ocasionar una lesión más grave.

Recuerde: ¡La prevención es su mejor decisión!

Leave a comment