alitas pollo charlotte

La palabra alitas comenzó a volverse tendencia en todo el país y es que ha habido muchos reportes de usuarios que no han podido encontrar este alimento, ni pollo en varios restaurantes de Charlotte, por eso te decimos qué está pasando en Carolina del Norte.

Uno de los sitios más mencionados en redes sociales es Bojangles, quienes han confirmado que han experimentado una escasez de Chicken Supremes.

Bojangles ha reportado una escasez en sus restaurantes del Triángulo, lo que ha dejado a muchos clientes decepcionados.

Asimismo, los usuarios han reportado que este restaurante está sirviendo pollo, pero no en forma de tiras.

Sin embargo, en algunos lugares de Durham, otros usuarios sí han tenido suerte de encontrar Chicken Supreme de Bojangles.

Pero, Bojangles no es el único restaurante que ha experimentado problemas para darle pollo y alitas a sus clientes en Charlotte y otras ciudades de Carolina del Norte.

Algunas personas incluso se preguntan si se trata de un "apocalipsis de pollo en Carolina del Norte".

Restaurantes como Moe's BBQ en Matthews dijo que se vieron obligados a eliminar las alitas de su menú.

Incluso las cadenas internacionales como KFC están luchando para poder cumplir con todos los pedidos de su sándwich de pollo, según un reporte de Bloomberg.

¿Por qué hay escasez de pollo y alitas en Charlotte y en todo Carolina del Norte?

Algunos dueños de negocios de Carolina del Norte están luchando por conseguir alitas de pollo e incluso han señalado que podrían aumentar los precios de este platillo, por su escasez.

East Coast Wings and Grill notificó por correo electrónico a todos sus clientes que había una crisis de fabricación y se disculpó por vender alitas fuera de sus "especificaciones".

De acuerdo con la Federación Avícola de Carolina del Norte, en general hay una escasez para conseguir pollo, sobre todo cuando se trata de alitas y no solo en nuestro estado, sino en todo el país.

Asimismo, la Federación señaló que este es un resultado de problemas en la cadena de suministro, causados por la pandemia y las tormentas invernales en el golfo, donde se produce una gran cantidad de pollo.

Esto tiene que ver con que algunas restricciones de COVID-19 se han levantado, lo que ha aumentado las reuniones sociales, las salidas y las demandas de alitas.

Por si fuera poco, se espera que la demanda de pollo y de alitas en Carolina del Norte sea aún mayor, pues se acerca el verano y con ello la temporada de parrilladas.

Jonathan Hernández

Reportero de espectáculos y cultura. Disfruto de leer, escribir, ver series y caminar con mi perro. Amo la comida y cultura de mi tierra. jhernandez@lanoticia.com

Deja un comentario