Desde la izquierda, los congresistas Thom Tillis y Mark Meadows y el fiscal general del estado, Josh Stein, rechazaron la práctica que ha separado a más de 2,300 niños de sus padres en la frontera.

Raleigh- Algunos congresistas republicanos de Carolina del Norte manifestaron su desacuerdo con la separación de las familias inmigrantes en la frontera y están buscando que una legislación cambie la práctica de “Cero Tolerancia” implementada recientemente por el gobierno federal.

Presentan propuesta de ley

El 19 de junio el representante de Carolina del Norte, Mark Meadows, presentó el proyectoEqual Protection of Unaccompanied Minors Act, que según dijo, permitirá que las familias se mantengan unidas.

“Necesitamos aplicar mejor nuestras leyes de inmigración, pero podemos hacerlo manteniendo a padres e hijos juntos. Creo que mi propuesta ayudará con esto”, indicó.

El proyecto de ley de Meadows aclararía un estatuto legal existente para dejar establecido que los niños no deberían separarse de sus padres mientras están bajo la custodia del Departamento de Seguridad Interna (DHS). También haría más difícil que los inmigrantes soliciten asilo y, si un niño no tiene un “reclamo de asilo legítimo”, organizará un “regreso seguro y expedito” al país de origen del niño.

“Al reducir el fraude en los asilos, podemos mantener unidas a las familias sin correr el riesgo de que traficantes o delincuentes usen a los niños”, señaló.

Reforma migratoria

Por su parte el senador Thom Tills, también instó al Congreso a tomar medidas definitivas. “No deberíamos separar a los niños migrantes de sus familias. El Congreso debe tomar medidas”, mencionó.

Tillis indicó que desde hace tiempo el Congreso debió aprobar una reforma migratoria “de sentido común”, particularmente a favor de los beneficiarios de DACA, a la vez que se asegure las fronteras.

Práctica “cruel e ilegal”

Entre tanto, el fiscal general de Carolina del Norte, Josh Stein pidió al fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, que ponga fin a la práctica de separar niños de sus padres en la frontera, misma que tildó de “cruel e ilegal”.

“La política de separación familiar del presidente es una afrenta a la decencia estadounidense y la humanidad de los niños”, dijo Stein. “La administración debe cesar esta crueldad de inmediato”.

Stein también criticó el hecho de que el gobierno federal haya eliminado la protección de los sobrevivientes de violencia doméstica y de pandillas para solicitar asilo, pues esto violaría las leyes existentes, e interfiere con el trabajo de los fiscales.

“En la mayoría de los estados los fiscales generales son responsables de hacer cumplir las leyes, que incluyen el tráfico de personas, el tráfico de drogas y los delitos de violencia de pandillas. Estas prácticas interfieren directamente con nuestros esfuerzos de prevenir y enjuiciar delitos”, señaló.

Stein se unió así a una coalición de otros 20 fiscales generales en todo el país, exigiendo un cambio inmediato en la política.

Gobernador pide retorno de Guardia Nacional

Por otro lado, el gobernador del estado, Roy Cooper anunció el retiro de los miembros de la Guardia Nacional que permanecían en la frontera sur.

“La política cruel de arrancar a los niños de sus padres requiere una fuerte respuesta”, dijo Cooper en un comunicado.

Los miembros de la Guardia Nacional de Carolina del Norte habían ayudado en la frontera bajo la presidencia de Bill Clinton, George Bush y Barack Obama. El despliegue actual incluye un helicóptero y tres miembros de la Guardia Nacional.

Paola Jaramillo

Comunicadora Social y Periodista colombiana con más de dos décadas de experiencia en producción de televisión, comunicación organizacional y medios impresos. Su trabajo como editora y reportera ha...

Leave a comment