Una familia de latinos asistió al juego inaugural de la temporada de fútbol americano colegial sin imaginar que la noche terminaría por convertirse en una desgracia.

Texas Tech venció a Houston 38-21 en el primer partido para ambos el pasado sábado 4 de septiembre, cuando las gradas del estadio se convirtieron en un campo de batalla.

“El juego estaba casi terminado y yo y mi hijo bajamos a tomar fotos”, dice a La Noticia el latino aficionado a Texas Tech, cuyo nombre prefirió omitir.

“Nos sentamos a tomar fotos, platicamos cosas y un tipo gritó ‘hey, hey loco; hijo de puta te estoy hablando a ti’”.

“Le dije, ‘¿qué?’, y respondió ‘hey hijo de puta te hablo a ti’”.

Los ánimos comenzaron a calentarse y ambos comenzaron a acercarse.

“Yo le dije, ‘¿sabes qué? Estoy bien, todo bien, hombre’. Y dijo ‘jódete, hombre’. ‘El juego terminó, hombre’, respondí”, recuerda el entrevistado.

El resultado calentó los ánimos

Tyler Shough había anotado ya dos touchdowns, mientras que Tahj Brooks corrió para 134 yardas y otro par de anotaciones para sellar el triunfo de los Red Raiders.

Esa cuantiosa cosecha hizo estallar de furia a los aficionados locales. 

“Hablé con mi hijo y le dije ‘vámonos’. Caminamos y siguió ‘hey, hijo de puta, te estoy hablando’; le dije ‘¿qué pasa?’. Me insistió ‘¿cuál es tu lugar favorito para comer?’”, describe.

“Le dije ‘¿de qué hablas, hermano? Ni siquiera sé de qué estás hablando’”.

Todo había sido un bochornoso intercambio de palabras hasta que el provocador llevó la discusión más allá.

“Entonces mi esposa gritó y ellos empujaron a mi hija sobre el asiento y vi sus pies volando en el aire y eso fue todo, no había nada más que decir, puedo decir el resto de la historia pero no hay más que decir después de eso”, dice molesto.

“Yo no traté de pelear contra todos, yo no quería pegarle a nadie, solo quería a un sujeto y si saben quién es díganme su nombre”. 

“Es el que llevaba un short caqui, zapatos rojos y comenzó todo el problema; todos los demás que se llevaron un golpe fue por su culpa, porque ellos empujaron a mi hija en el asiento”.

Pide aclarar los hechos ocurridos en el juego

Así, el latino de origen mexicano lamenta lo sucedido, pero sobre todo, que en redes sociales haya sido señalado como el detonador del conflicto.

Y es que la pelea fue grabada y el video se volvió viral, pero no está grabada la parte de la provocación.

“Sé que no se vio bien, pero no lo empecé y esos tipos empezaron todo; sabes cómo es, cuando corres es porque tienes la boca más grande y es exactamente lo que pasó, él es quien golpeó por detrás, todos los demás lo protegían a él”, asegura.

“Si crees que es por Houston, no, yo amo Houston. Él empujó a mi hija, hermano, no es sobre el juego de fútbol americano, es sobre familia, hermano”.

“El partido se había acabado, amo el juego, pero si vas a hablarme así, es todo; él empezó todo, es lo que es”.

No estoy feliz sobre esto, no estoy emocionado ni orgulloso, mucha gente se envolvió y él empujó a mi hija sobre el asiento y tenía que ir por él”.

“Yo soy graduado de Texas Tech, soy ingeniero, y él me hablaba como si yo no hiciera nada y mi esposa le dijo ‘él es un ingeniero, ¿de qué estás hablando?’, ¿de qué hablas, hermano?’, le dije, ‘soy mucho más inteligente que tú’, solo fui a un juego de futbol americano, no jodes a tu propia raza, venga, hermano”.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Judoca argelino se niega a pelear contra israelí en apoyo a Palestina

¿Suerte o destino? Ganó $2 millones en la lotería tras probar nuevo juego

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario