La misma noche en que entró en vigencia el nuevo toque de queda del gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, una iglesia de Charlotte llevó a cabo su celebración anual de 24 horas en honor a su homónimo: Nuestra Señora de Guadalupe.

Los servicios religiosos son una de las excepciones en la regla de Cooper. Esto significa que los lugares abiertos entre las 10 de la noche y las 5  de la mañana por motivos religiosos, como iglesias, pueden permanecer abiertos.

La Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe tradicionalmente celebra el evento en el Coliseo de Bojangles. Pero debido a las restricciones por el COVID-19, el evento se llevó a cabo en la iglesia misma a un tercio de la capacidad normal. Todos los participantes debían tomarse la temperatura y usar una máscara para ingresar al templo. También estaban disponibles carpas con asientos al aire libre y proyectores.  Además los eventos programados fueron transmitidos en línea.

Laura Brache

Periodista de La Noticia y WFAE, reporta sobre inmigración y la comunidad Latina en el área de Charlotte. Miembro del cuerpo de periodistas de Report for America 2020-2021. lbrache@lanoticia.com

Deja un comentario