El Señor de los Milagros data del siglo XVII y se venera de forma fervorosa en Perú. Durante el mes de octubre, se conmemora la festividad del Señor de los Milagros con la novena que muchos fieles rezan para hacer peticiones o agradecer.

Oración para todos los días

¡Señor Jesús! Tú sentiste transportes de alegría inefable, porque Tu Padre había revelado sus secretos a los humildes y sencillos. Te damos gracias porque a una indiecita, en los comienzos de nuestra historia latinoamericana, la hiciste instrumento de tus maravillas.

Aquella mujer nos recordó que más importaba la libertad de un hombre que la posesión de una imagen. Suscita en nosotros el recuerdo de esta lección evangélica, siempre que nos postremos ante Ti, Señor de los Milagros, para pedirte un favor o agradecerte un beneficio.

Acrecienta nuestra fe en tu presencia que se manifiesta de diversos modos, ya te adoremos en la Eucaristía, ya te consideremos en Tu Evangelio, o cuando nos postremos ante tu Cruz o te veamos en nuestros hermanos, especialmente en los que más sufren y en los que más luchan por el logro de sus aspiraciones hacia una vida más digna del hombre.

Bendice a los peregrinos que al visitarte experimentan deseos sinceros de vida más cristiana y más entregada al servicio de sus hermanos. Bendice a los enfermos que, cuando fallan los recursos humanos, depositan en Ti su con fianza ilimitada. Amén.

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Gozos para todos los días

Novena al todopoderoso Señor de los Milagros
(© Oscar Cabrera / Adobe Stock)

Señor, que por tu bondad quisiste bajar del cielo.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Viniste, Pastor divino, buscando nuevas ovejas que con sus dolientes quejas pedían guía y camino. - Todo contigo nos vino: Vida, Camino y Verdad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Tu efigie en las ondas brilla. Quizá labrada en los cielos viene a colmar los anhelos. - Creciste y tal maravilla testimonia tu bondad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Oh Cristo, con tus dolores, tus gracias y tus perdones te robas los corazones de justos y pecadores. - Siempre nos haces favores sin mirar nuestra maldad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

No quisiste que en las llamas tu imagen se consumiera y para que el mundo viera con que inmenso amor nos amas, - el sudor que allí derramas cura toda enfermedad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Por dar a tus peregrinos templo bello y espacioso, Al Guadalajara undoso mostraste nuevos caminos, - ya das tus abrazos divinos a toda la humanidad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Conserva tu templo ufano, de su historia los registros que contra Ti y tus ministros se alzó sacrílega mano, - y que intentaron en vano hacer ruinas tu ciudad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Señor que por tu bondad quisiste bajar del cielo,

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Jesús Milagroso, abarca con tu cruz el patrio suelo que te ama y sirve con celo como a su Dios y monarca, - haz tu basílica un arca de paz y caridad.

- Danos alivio y consuelo en toda necesidad.

Te adoramos, Oh Cristo; y te bendecimos, porque con tu santa cruz redimiste al mundo.

Oh Dios, que renovaste los milagros de tu Pasión en la invención gloriosa de tu Cruz, concédenos que con el precio de este leño de vida, consigamos los medios de alcanzar la vida eterna. Amén.

Día Primero

Rezar la Oración para todos los días, luego leer la oración del Día Primero y finalizar con los Gozos.

Oración del Día Primero:

Oh buen Pastor, que para atraer a vuestras ovejas os revestisteis de carne mortal y quisisteis pasar por privaciones y sufrimientos, desde la cuna de Belén mostrasteis predilección por los humildes y desde el Gólgota les tendisteis también los brazos a los pobladores del nuevo mundo. Conservadnos la fe de nuestros padres e iluminad a los que aún están en las sombras. Amén.

Día Segundo

Rezar la Oración para todos los días, luego leer la oración del Día Segundo y finalizar con los Gozos.

Oración del Día Segundo:

Señor de los Milagros, dadnos entrañas de caridad para compadecer a los que sufren. Dadnos valor para sacrificar nuestro bienestar con tal de poder socorrer y consolar. Cambiadnos esos corazones duros que movidos por el odio no saben perdonar. Oh Jesús, que vinisteis a servirnos, concedednos a todos el que nos amemos como hermanos y vivamos en paz.

Día Tercero

Rezar la Oración para todos los días, luego leer la oración del Día Tercero y finalizar con los Gozos.

Oración del Día Tercero:

Bendito seáis, Señor que recompensáis la caridad con tesoros de inagotables riquezas. Y a pesar del olvido en que os visteis en época anteriores, no dejasteis de hacer milagros. Ahora también nosotros os agrademos los mucho con que nos habéis favorecido. Amén.

Día Cuarto

Rezar la Oración para todos los días y finalizar con los Gozos.

Jaculatoria: Dadme, Señor, que con digna recepción de vuestros sacramentos, se aumente en mí la gracia.

Día Quinto

Rezar la Oración para todos los días, luego leer la oración del Día Quinto y finalizar con los Gozos.

Oración del Día Quinto:

Oh Dios, que por la redención del mundo quisisteis nacer y ser circuncidado, ser reprobado y entregado con el beso del traidor Judas; ser atado con sogas y llevado como inocente cordero; ser presentado delante de Añás, Caifás, Pilato y Herodes; ser acusado por testigos falsos; ser maltratado con oprobios y azotes, y escupido y herido con una caña; ser vendado y despojado de las vestiduras; ser levantado en una cruz entre ladrones; ser amargado con hiel y vinagre, y ser herido con una lanza. Señor por esta santísima muerte líbrame de las penas del infierno y llévame a donde llevaste al buen ladrón, crucificado con vos, pues vivís y reináis con el mismo Dios Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Día Sexto

Rezar la Oración para todos los días y finalizar con los Gozos.

Jaculatoria: Señor, no me dejes caer en la tentación y apagad las llamas de mis pasiones.

Día Séptimo

Rezar la Oración para todos los días y finalizar con los Gozos.

Jaculatoria: Señor, haced que mi alma sea para Vos un templo adornado con todas las virtudes.

Día Octavo

Rezar la Oración para todos los días y finalizar con los Gozos.

Jaculatoria: Señor, que vuestro nombre sea glorificado en toda la tierra.

Día Noveno

Rezar la Oración para todos los días y finalizar con los Gozos.

Jaculatoria: Señor de los Milagros, ten piedad de los pobres de los enfermos y de los pecadores.

¡Gloria y honor al Señor de los Milagros!

Para más información, suscríbete a nuestro Newsletter.

José Cordero

Licenciado en Comunicación Social por la Universidad de Los Andes, Venezuela. Periodista de La Noticia. jcordero@lanoticia.com

Deja un comentario