Kyle Rittenhouse es un adolescente blanco de 17 años, lo arrestaron después de que dos personas murieran baleadas durante una tercera noche consecutiva de protestas en Kenosha por el tiroteo policial contra un hombre afroamericano, Jacob Blake. 

El chico es originario de Antioch, Illinois, a unas 15 millas (24 kilómetros) de Kenosha y lo detuvieron como sospechoso de homicidio intencional en primer grado en el ataque que fue filmado en gran parte en un video de teléfono celular.

Juicio de hombres blancos abre debate sobre personas que buscan justicia por mano propia

Pero el hecho de que se hayan producido con sólo días de diferencia puso a la vista de todos una peligrosa y prolongada corriente en la lucha por la igualdad racial, la tendencia de algunos estadounidenses blancos a tomar las armas y adoptar su propia postura frente a lo que perciben como anarquía, en particular de personas de color.

Los dos casos, que concluyeron con una absolución para Rittenhouse la semana pasada y veredictos de culpabilidad para los asesinos de Arbery, el miércoles, pusieron de relieve cuestiones polarizadas sobre las leyes de armas y la defensa propia, y la injusticia racial.

Lo que obliga también a preguntarse: ¿A quién o a qué se protege? Y, ¿de quién? ¿La tranquilidad de los estadounidenses blancos debería estar a expensas de la protección y seguridad de los negros? 

“Una gran parte de este problema sobre la protección y seguridad tiene que ver con la seguridad y la protección de los blancos y de la propiedad privada de los blancos”, dijo Carol Anderson, historiadora y profesora de estudios afroestadounidenses en la Universidad Emory.

“Hay una arrogancia de la blancura. El sentimiento de que me corresponde poner las vidas de los negros de vuelta en su lugar adecuado”. 

Arbery, un hombre afroamericano, fue perseguido y asesinado de un disparo por hombres blancos que sospechaban que él era un intruso en su vecindario predominantemente blanco en Georgia. 

En Wisconsin, aunque tanto Rittenhouse como los tres hombres a los que baleó eran blancos, el enfrentamiento sucedió debido a la decisión del chico de 17 años de viajar desde su casa en Illinois a la ciudad de Kenosha y armarse con un fusil AR-15, dispuesto a proteger los negocios locales de los manifestantes del movimiento Black Lives Matter. 

¿Los hombres blancos deben tomar armas para defenderse? ¿De qué o quién?

"La idea de que los hombres blancos que perciban un problema “deberían tomar un arma y meterse en problemas y después argüir que lo hicieron en defensa propia”, dijo Michael Waldman, presidente del Centro Brennan para la Justicia en la Facultad de Derecho de la NYU. 

“Esto es un producto de la cultura de las armas. También un producto de las leyes… que otorgan a los hombres blancos con armas la capacidad para causar caos y a veces salirse con la suya sin que les pase nada”, dijo Waldman, autor del libro “The Second Amendment: A Biography”. 

Los juicios coincidentes en cuestión, ponen de relieve una profunda controversia racial al interior de la sociedad en el país, en particular tras el amplio movimiento del año pasado a favor de la justicia racial que recorrió el país después de la muerte de George Floyd. 

Ambos también tuvieron lugar a finales de un año que comenzó con una insurrección en el Capitolio federal, en la que una multitud abrumadoramente blanca de simpatizantes del expresidente Donald Trump, enfurecidos por la idea de que les “robaron” las elecciones de 2020, irrumpieron en el inmueble legislativo en un intento por adueñarse del gobierno. 

El ímpetu para asaltar el Capitolio, dijo Anderson, fue la aseveración infundada de que hubo un fraude electoral a gran escala en ciudades con considerables poblaciones negras, “la idea de que las personas negras que votaron es lo que les robó la elección”. 

“Ese es el punto de la vigilancia parapolicial, que algo precioso mío, para mí, para mi comunidad, está siendo robado y está siendo robado por los indignos, por los que no se merecen nada”, señaló Anderson.

Emmanuel Gutiérrez

Lic. Comunicación Social. Amante del periodismo, redes sociales, música, techno, deportes y videojuegos. La comunicación es el primer paso para llegar a un acuerdo. egutierrez@lanoticia.com

Deja un comentario