De acuerdo a nuevos ensayos clínicos con las vacunas contra la COVID-19, más de dos tercios de los síntomas adversos son debido a efectos 'nocebo'.

Los efectos 'nocebo' son todo lo contrario a los efectos 'placebo', estos causan efectos perjudiciales en lugar de benéficos.

El efecto 'placebo' es la supuesta mejora de la salud física o mental de una persona después de un tratamiento sin beneficio terapéutico farmacológico.

El efecto 'nocebo' se produce cuando un individuo experimenta efectos secundarios desagradables después de recibir también este 'tratamiento mentira'.

Dichos resultados se obtuvieron de un gran análisis a partir de datos de voluntarios de 12 ensayos clínicos.

Una persona reciba una vacuna contra el coronavirus en Anglet, Francia, el 23 de diciembre de 2021. (AP foto/Bob Edme)

El centro BIDMC, asociado a la Escuela de Medicina de Harvard, realizó un metaanálisis de 12 ensayos clínicos.

Los 12 ensayos incluyeron informes de efectos adversos de 22,578 receptores de placebo y 22,802 receptores de la vacuna.

Aún no se conoce bien qué es lo que causa estos dos efectos, hay teorías que apuntan a las expectativas como causa principal.

Otras teorías que factores no conscientes integrados en la relación médico-paciente bajan automáticamente el volumen de los síntomas.

El dolor de cabeza y la fatiga fueron los efectos 'nocebo' más comunes que se encontraron tras recibir el placebo.

Los efectos placebo y 'nocebo' de las vacunas de la COVID-19

Los investigadores del BIDMC, constataron que tras la primera inyección, más del 35 % de los receptores de placebo experimentaron efectos adversos sistémicos.

El comunicado informó que 19.6 % de las personas sufrieron dolores de cabeza y 16.7 % tuvieron fatiga.

'La recopilación de pruebas sistemáticas con respecto a estas respuestas nocebo en los ensayos de vacunas es importante para la vacunación covid-19 en todo el mundo, especialmente porque se informa que la preocupación por los efectos secundarios es una razón para dudar de la vacuna' dijo la Dra. Julia W. Hass del BIDMC.

En cambio, tras la primera inyección, el 46% de los receptores de la vacuna experimentaron al menos un acontecimiento adverso sistémico y dos tercios de ellos declararon al menos uno local.

El efecto 'nocebo' representaba el 76% de todos los acontecimientos adversos en el grupo de la vacuna y casi una cuarta parte de todos los efectos locales notificados.

'Los síntomas inespecíficos como el dolor de cabeza y la fatiga -que hemos demostrado que son especialmente sensibles al nocebo- figuran entre las reacciones adversas más comunes tras la vacunación en muchos folletos informativos', dijo el Dr. Ted J. Kaptchuk.

Los investigadores piensan que la información dada a conocer de la enfermedad y las vacunas influye en que las personas confundan sensaciones diarias con efectos secundarios.

'La medicina se basa en la confianza. Nuestros hallazgos nos llevan a sugerir que informar al público sobre el potencial de las respuestas nocebo podría ayudar a reducir las preocupaciones sobre la vacunación contra la COVID-19, lo que podría disminuir la indecisión', concluyó Kaptchuk

Daniel González

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García en México y con 17 años de experiencia. Amante de los viajes y las historias que de ellos emanan. Un buen libro, una buena película...

Deja un comentario